martes, 26 de mayo de 2009

La Nominación de Sotomayor al Tribunal Supremo: Los Mensajes del Presidente Obama


La nominación por el Presidente Barack Obama de la Juez Sonia Sotomayor, puertorriqueña nacida en los Estados Unidos, para ocupar una de las sillas del Tribunal Supremo, efectivamente tiene que ser motivo de alegría y algarabía para todos los puertorriqueños, en particular, y los hispanos en general. Las razones para ello son muchas. Los mensajes enviados por el Presidente Obama abundan. Es hora de escuchar.

Debe reconocerse, antes que nada, que los méritos profesionales de Sotomayor no están en dudas. No ha sido nominada simplemente por ser una mujer puertorriqueña. Este hecho contribuye a que esta nominación no sea vista como un mero gesto simbólico, en el mayor foro judicial de la nación, con el objetivo de preservar las simpatías entre sectores fundamentales del electorado. Sin embargo, inevitablemente la nominación de la Juez Sotomayor envía diferentes mensajes.

En primer lugar, el Presidente ha reiterado, esta vez en lo que respecta al poder judicial, un compromiso vital de su campaña: dar voz en Washington a los sectores que ordinariamente no han sido escuchados. En este caso, los sectores de las mujeres y de los hispanos. En Sotomayor se reúnen los méritos de su carrera judicial con su vínculo vivencial a los sectores discriminados y humildes.

En segundo lugar, y estrechamente relacionado con lo anterior, Obama reitera su compromiso con un poder judicial más abierto a la interpretación liberal de la Constitución de los Estados Unidos.

En tercer lugar, y como su propia elección a la Presidencia evidencia, la política de Barack Obama está dirigida a promover el reconocimiento de los méritos y talentos de los individuos capaces de aportar al país, por encima de su color de piel, su género o su origen nacional. Ello es comprobado, además, por los nombramientos de diversas personas de orígen hispano a puestos en su administración.

La nominación de esta juez puertorriqueña al Tribunal Supremo demuestra la creciente aceptación, por la clase política estadounidense, de que el elemento unificador del país se debe definir por el respaldo a los valores y derechos democráticos consignados en la Constitución. Ello, en lugar de criterios basados en el color de la piel o el orígen nacional. A paso lento, pero seguro, se va configurando una nueva visión del ser ciudadano en los Estados Unidos.

En ese proceso las diferencias entre griegos, italianos, negros, judíos, hispanos, y blancos anglosajones protestantes, van pasando a un segundo plano a la hora de seleccionar a las mujeres y hombres que mejor puedan aportar a las instituciones de gobierno. Sin lugar a dudas, se trata esta de una aportación fundamental a la política y a la cultura política no sólo de los propios Estados Unidos, sino del mundo entero, y particularmente de Europa.

Este proceso, que tiene su orígen en las luchas por los derechos civiles de la población negra de los Estados Unidos, y los propios pronunciamientos del gobierno de ese país a favor de los derechos humanos, ha sido fortalecido por los cambios producidos por la tecnología y el Internet en la interacción social en estos tiempos de globalización. Vivimos, efectivamente, tiempos nuevos en los que los paradigmas nacionalistas están, cuando menos, seriamente cuestionados. (Para unos comentarios sobre el impacto de estos cambios en el nacionalismo como cultura política, vea mi columna El Nacionalismo el Día Después de la Crisis Global en este mismo blog.)

Los mensajes de Obama son diversos. Probablemente muchos de ellos escapan a este análisis. De lo que estoy seguro es que cada lector hará sus propia inferencias, particularmente sobre lo que esta nominación representa para Puerto Rico y sus relaciones con los Estados Unidos. Este, sin embargo, es un asunto que podremos ver en un futuro cercano. Por ahora, celebremos la nominación de la Juez Sonia Sotomayor al Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

(Todas las fotos en este artículo fueron tomadas de CNN.com)


2 comentarios :

xaxtor dijo...

E pluribus unum

Eric Alvarez dijo...

Hey!!!!! Bienvenido al blogueo!!!! Un abrazo...