lunes, 14 de diciembre de 2015

Un gobernador fracasado en la crisis final del ELA

Cortesía de El Vocero. Foto tomada por Sebastián Márquez el 1 de mayo de 2013.
Todos los derechos reservados.
 

El título largo de esta nota debería ser "Las actuaciones de un gobernador fracasado y su rol en la crisis final del ELA”. No pretenderé tanto. Solo deseo ofrecerle a los lectores la posibilidad de considerar algunos de los artículos que escribí relacionados con el futuro exgobernador, señor  Alejandro García Padilla, y que me parecen de mayor relevancia. Así lo hago utilizando de introducción unos párrafos de uno de estos artículos:
En una isla incestuosa como lo es Puerto Rico, donde todos se conocen, y “cada cuál” está relacionado con “cada quién”, los poderes económicos y políticos se entrecruzan en la sociedad, configurando una sórdida madeja de vínculos familiares, amiguismos, partidismos, influencias, favoritismos, indiferencias, hipocresías, cinismos y engaños.  
Digo esto, porque las actuaciones del Gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, en sus primeros cinco meses en el cargo, evidencian que esas sinuosas conexiones de familiares, amigos, y camaradas de partido, se han concretado en una camarilla que formula una política pública a base de falsedades de todo tipo, y de promover un discurso y una práctica populista, neonacionalista, y autoritaria. (García Padilla: demagogia, bullying y lumpen-autoritarismo )
Los artículos de referencia son los siguientes:

Puerto Rico: La crisis final del ELA