domingo, 19 de mayo de 2013

García Padilla: demagogia, bullying y lumpen-autoritarismo


Cortesía de El Vocero. Foto tomada por Sebastián Márquez el 1 de mayo de 2013.
Todos los derechos reservados.

"... yo no digo nunca lo que creo, ni creo nunca lo que digo, 
y si se me escapa alguna verdad de vez en cuando,
la escondo entre tantas mentiras, que es difícil reconocerla” 
Nicolás Maquiavelo 
(Fragmento de carta al historiador italiano 
Francesco Guicciardini, mayo de 1521)

En una isla incestuosa como lo es Puerto Rico, donde todos se conocen, y “cada cuál” está relacionado con “cada quién”, los poderes económicos y políticos se entrecruzan en la sociedad, configurando una sórdida madeja de vínculos familiares, amiguismos, partidismos, influencias, favoritismos, indiferencias, hipocresías, cinismos y engaños.

Digo esto, porque las actuaciones del Gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, en sus primeros cinco meses en el cargo, evidencian que esas sinuosas conexiones de familiares, amigos, y camaradas de partido, se han concretado en una camarilla que formula una política pública a base de falsedades de todo tipo, y de promover un discurso y una práctica populista, neonacionalista, y autoritaria.

No se debe perder de perspectiva, en ese contexto, que García Padilla es un colonialista cuyo objetivo, y frame of mind, parte del inmovilismo, promovido y apoyado por la rancia oligarquía criolla, para impedir cualquier cambio a las relaciones entre Puerto Rico y Estados Unidos.

Por otro lado, la inquietud en palacio es que la incompetencia de García Padilla existe, es real. Por esta razón, y en vista de que en su caso esta condición puede llegar a niveles del paroxismo, su camarilla palaciega se la “esconde”, no solo “entre mentiras”, sino tras una imagen populista que —entre otros mecanismos— utiliza de manera demagógica las reclamaciones por parte de determinados grupos de presión, sin distinguir aquellas justas y razonables, de las inmeritorias por reaccionarias, y ser tendentes al estancamiento y el subdesarrollo.

La discusión pública de estas reclamaciones sirve de cortina de humo, como evidente mecanismo de distracción, frente a las actuaciones de García Padilla en su manejo de la crisis del modelo colonial que sus allegados entienden pueden ser rechazadas, a causa de sus repercusiones, por gran parte de la ciudadanía. La atención ciudadana es dirigida hacia altisonantes proyectos de ley, así como hacia presuntuosas ordenes ejecutivas, mientras se filtra, en voz baja, el anuncio de lo que son, o serán, iniciativas de gobierno, cuando menos inquietantes, sino cuestionables. (1)

Resulta preocupante, además, el hecho de que en el arsenal político de García Padilla se encuentre un peculiar autoritarismo. Se trata de un autoritarismo que se basa en un discurso de premisas lumpen, y en la imagen bullying boricua, lo que produce al final la caricatura de un gobernante mediocre, arrogante, así como altamente nocivo y peligroso para el clima democrático y la estabilidad del país. Lo que es peor aún es que este autoritarismo cuenta con la aprobación de los poderosos sectores de la oligarquía que apoyaron la elección de García Padilla, y respaldan la agenda colonialista.

Por ello, no deben ser pasados por alto algunos eventos ocurridos recientemente, pues podemos encontrarnos, después de todo, ante un tiranillo en formación, un aspirante a caudillo que, en el proceso de tratar de ganar galones, y defender el inmovilismo, no sólo haga uso de la demagogia, y el fraude, sino del autoritarismo y el discurso lumpenizado del bullying boricua.

sábado, 4 de mayo de 2013

Comentario y enlace a "Izquierdas y Derechas", de Elías R. Gutiérrez, Ph.D., Economista y Planificador

Izquierdas y Derechas | Elías R. Gutiérrez, Ph.D., Economista y Planificador

En su última entrega en su espacio en Internet, el Dr. Elías R. Gutiérrez analiza dos aspectos de importancia. El primero de ellos se refiere a la subdesarrollada insistencia —que permea todos los sectores de la sociedad, incluyendo a la intelectualidad y la academia— de pretender que todo individuo esté "debidamente" identificado o definido como de "izquierda" o "derecha". 

Ya he dicho en otras ocasiones en este blog, y lo repito ahora para hacer constar mi respaldo a las expresiones del profesor Gutiérrez, que estas clasificaciones han perdido toda pertinencia a estas alturas del desarrollo político e histórico, y que, por otro lado, lo que podría señalarse como una posición de "derecha" en determinados contextos, en otros puede resultar ser la posición más avanzada, la presunta posición de "izquierda". 

Por otro lado, el profesor Gutiérrez hace una interesante exposición sobre política económica de la que deberían tomar nota las personas que "asesoran" el señor gobernador, Alejandro García Padilla. 

Finalmente, les invito a accesar el enlace al comienzo de esta nota, y comparto unos comentarios que fueron sometidos a evaluación para su publicación bajo el artículo 'Izquierdas y Derechas" del profesor Elías R. Gutiérrez:

El asunto que propones —virtualmente forzado por las mentalidades maniqueas que lamentablemente han paglado la intelectualidad y la discusión pública en Puerto Rico— lo había considerado en mi blog el Quantum de la Cuneta  en el año 2009. ¡Así de ancladas en el pasado están estas exigencias de definiciones bipolares ante problemas complejos!
En aquél momento compartí un análisis, y una conversación amistosa sobre este asunto de las etiquetas de izquierdas y derechas, suscitado en el blog del escritor e historiador cubano Rafael Rojas, a raíz del libro La democracia en 30 lecciones (Taurus, 2009), del filósofo político italiano Giovanni Sartori.
Fuera de hacer constar mi simpatía con tu posición y, esencialmente, con tu análisis sobre las políticas económicas, y sin querer tomar más tiempo de tu interesante espacio, dejo aquí —por parecerme que viene a cuento de tu provocador análisis— el enlace al artículo Izquierda y derecha, o la muerte de las etiquetas (Enlace a Libros del crepúsculo: ¿Usted es de izquierda o de derecha?)” publicado en el Quantum de la Cuneta, el 10 de noviembre de 2009.