martes, 5 de enero de 2010

La miseria de lo "políticamente correcto" (Comentario a "Ese campo minado llamado Cuba", artículo de Mario Alegre Barrios en El Nuevo Día)



El artículo es de Mario Alegre Barrios, y fue publicado bajo el título Ese campo minado llamado Cuba en El Nuevo Día del 3 de enero de 2010. Entre otras observaciones, el periodista señala que ante las pasiones que desata el tema de Cuba, lo "sensato" podría ser comentarlo dentro del "margen de lo que puede ser considerado como 'políticamente correcto', cuidando" el no herir sensibilidades. Además de invitar a la lectura de este artículo, deseo comentar esta observación del destacado periodista de El Nuevo Día.

Me interesa esta observación tal vez porque pone el dedo en la llaga —sin que evidentemente ese fuera el propósito central del artículo de Alegre Barrios— de la miseria que caracteriza el análisis político en Puerto Rico, y de la actitud de docilidad frente a la clara ausencia de libertades y democracia en Cuba, por parte de sectores de la intelectualidad isleña y de otros lugares.

Lo "políticamente correcto", particularmente entre los sectores intelectuales de esta Isla, si no se desea quedar etiquetado como un "reaccionario de derechas" o un "instrumento del imperialismo", es adoptar (y repetir) las posturas del oficialismo cubano, conforme a las cuales los problemas económicos de ese país son producto del embargo de los Estados Unidos, y el régimen es un modelo de democracia verdadera, la llamada democracia obrera o socialista.

Lo absurdo de todo ello es que la mayoría de los que hoy defienden los posturas oficiales cubanas no aguantarían un sólo día bajo las privaciones materiales existentes en Cuba; mucho menos soportarían la persecusión, el discrimen y el ostracismo, la represión en fin, a que son sometidos los opositores al régimen.

Peor aún, muchos de aquellos en Puerto Rico que defienden a brazo partido "la revolución", saben de lo que se trata la persecusión política por haberla vivida en carne propia durante el siglo pasado, como producto de su oposición al régimen colonial en la isla. Frente a esa persecusión fueron reclamados, con toda justicia, los derechos a la libertad de conciencia, de expresión y de asociación política, por parte de los independentistas puertorriqueños. La defensa de esos derechos produjo incluso una avalancha de pleitos en los tribunales de Puerto Rico en reclamo de compensación de los daños ocasionados por las prácticas represivas.


Más aún, y ya más recientemente, la familia del líder independentista, Juan Mari Bras, ha exigido del Buró Federal de Investigaciones (FBI), igualmente con toda justicia, la divulgación de toda información en su poder relacionada con el asesinato de Santiago Mari Pesquera, hijo de Mari Bras, y con los planes de extremistas del exilio cubano para asesinar al propio líder por su apoyo, entre otras cosas, al régimen de Cuba.

Por todo ello, no sólo es paradójico, sino mezquino, el que se le niegue a los ciudadanos cubanos los mismos derechos humanos que han sido reclamados, justamente repito, por aquellos sectores que han sufrido la privación de sus derechos democráticos en el contexto del régimen colonial en Puerto Rico.


En el caso de Puerto Rico, el modelo de lo "politicamente correcto" se ha nutrido de la aceptación, sin cuestionamientos serios, de supuestos y posturas que cercan fatalmente su desarrollo intelectual, politico y económico. La defensa de la dictadura cubana, mediante la repetición como papagayos de las posturas del oficialismo, es una de ellas.

7 comentarios :

nb dijo...

azota!

MalegreB dijo...

Eric, gracias por tu lúcida reflexión. Poner el dedo en la llaga suele incomodar algunas conciencias. El nivel del debate es testimonio de la (in)madurez de la sociedad...

Un abrazo...

Eric Alvarez dijo...

saludos y un abrazo a ambos...

Myrisa dijo...

Un día hablaremos del rechazo de la izquierda dominante a quienes hacíamos critica del fidelismo desde posiciones progresistas y de la autocensura de quienes sabían la verdad y callaron por oportunismo, para no caer mal, para no mecer el bote.

Carlos dijo...

Lamentablemente, el hacer criticas al sistema comunista en Cuba, da por resultado el ser categorizado con "reaccionario" "republicano de derecha" "extremista de derecha" etc. terminos que se han demonizado, ridiculizado, y en algunos casos distorsionado. Para no estar sujetos a este tipo de encajonamiento, muchos obtan por acallar sus criticas al sistema. conviertiendose asi, en complices de un sistema criminal.

zaoco dijo...

Excelente, me dejaste con las ganas de más...

zaoco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.