viernes, 8 de abril de 2011

Colección Maravilla se lanza al rudo ruedo

Colección Maravilla

El pasado miércoles, en el medio de un tumulto en Cabaré, un espacio riopedrense de copas, performances, y otros actos transgresores, se lanzó al ruedo oficialmente la Editorial Colección Maravilla.

Se trata de una iniciativa parida a pulmones desgarrados por el escritor y artista Néstor Barreto, por el reconocido artista plástico y diseñador grafico Teo Freytes, y el planificador urbano Jorge Carbonell, dirigida a traer al ruedo de la publicación tradicional y digital a autores fronterizos, habitantes de los límites extremos definidos —según sea el caso— por su marginalidad o por el ostracismo impuesto por la academia, y una intelectualidad muy bien acomodada en el status quo de la inmovilidad cultural y política.

Colección Maravilla irrumpió entre tumultos y espacios, nichos hambrientos que pedían ser llenados, como irrumpió en los ‘80 el respetado e importante Movimiento Sintetista Actualizado, mejor conocido como MSA, desarrollado de manera arrolladora por Yrsa Dávila y Teo Freytes durante aquellos años; un espacio físico con disfraz de galería donde todo podía ocurrir, y que recogía el carácter abierto (hoy debería decirse “inclusivo”) e integrador de un movimiento imposible de ser etiquetado o circunscrito dogmáticamente a movimiento ideológico alguno que no fuera la fuerza creadora del arte y los artistas en sus diversos campos.

La comparación viene a punto porque hay algo —que aún no podemos definir con claridad— en este proyecto delirante de Néstor, Teo y Jorge, que nos produce un resemblance de lo que fue y quiso ser MSA. Aproximo la idea de que el resemblance surge del principio consignado por sus creadores: Colección Maravilla es un movimiento abierto e integrador de todas las formas y expresiones de literatura y el oficio de escribir, incorporando en ellas la inevitable fuerza de la grafica digital, desde los límites de la marginalidad, la invisibilidad impuesta o autoimpuesta, el ostracismo, y la exclusión. Puede parecer una exageración pero, como a Obed, se me antoja este proyecto como un lúdico ejercicio, una suerte de rayuela de democracia radical, sin destino y sin final previsible. Todo, desde luego, es posible.

Decía al principio que Colección Maravilla se lanzó al ruedo en medio de un tumulto. Efectivamente es eso lo que ha llevado a cabo esta editorial armada con su vanguardia de quince autores, como quince alfiles, en el centro mismo de ese tumulto que es Puerto Rico, una isla con archipiélagas aspiraciones, y que tantas veces parecería querer regresar al mundo agreste y campesino, al ideario bucólico de Luis Muñoz Marín, Ramón Frade y Pedro Albizu Campos, a los hacendados y a los negros esclavos, y lo dejo ahí para no caer en el tipo de tentación y pecado que puede provocar la ira de las divinidades.

Lo importante aquí es que, luego de largos e intensos meses, Colección Maravilla irrumpe en el tumulto isleño con su grito heurístico, creador, tránsfuga, provocador, desde los límites, desde las marginalidades excluidas del discurso y las élites de la cultura y la intelectualidad, esa otra fuente de violento poder frente al otro.

Finalmente les invito a visitar el enlace que encabeza esta nota. Desde luego, si lo desean y, sobre todo, si se atreven…

Nota: Imagenes tomadas de la página de Colección Maravilla.

1 comentario :

Irving dijo...

Excelente , muchas felicidades y éxito.

Lo invitamos a compartir también sus escritos en www.miuniversidad.tv

Se puede registrar en www.miuniversidad.tv/register

Ah!! y como ustedes, no tenemos los modelos mentales de la academia tradicional...

Irving
info@miuniversidad.tv