lunes, 8 de noviembre de 2010

Chávez, Chomsky, Socialdemócratas y el "rescate de la política" en Puerto Rico

"Chávez dispara las ventas de Chomsky: ELPAÍS.com; foto cortesía de El País

Admito que el reportaje que uso de referencia tiene más de cuatro años. Pero como verán más adelante ésa no es la médula de este comentario. Y es que este reportaje de José Manuel Calvo, de septiembre de 2006, nos hace recordar que, a estas alturas, el "otro mundo posible" que estaba siendo construído por Chávez, según profetizara el ilustre Noam Chomsky en su visita a Venezuela para agosto del año pasado, no es sino un estado autoritario, una suerte de mamarracho antidemocrático, que de hecho, y no semánticamente, contradice aun los propios postulados de este intelectual "anarco-sindicalista".

Desde luego, semánticamente se podría arguir que si de vender libros se trata, todo se vale. Lo que nos lleva, nuevamente, al problema del cinismo político y de la honestidad intelectual, mucho más ahora que parece estará de moda en Puerto Rico, entre los analistas de croquetitas y café en las tardes, la frase (¿o debo decir consigna?) "al rescate de la política". (Continúa. Oprima el enlace para continiuar leyendo.)

Los presagios fallidos del prestigioso lingüista, así como las ejecutorias del líder indiscutible de ese "otro mundo posible" que hoy se cae en pedazos, desde el Distrito Federal de Caracas hasta Canaima, nos hace preguntarnos, qué nos tienen que decir sobre ese fenómeno, los "marxistas" y "socialistas revolucionarios", "fogueados" y "formados" en el activismo universitario de los años '70, que acaban de descubrir la existencia de la socialdemocracia para proponerla como modelo de desarrollo económico, para la isla de Puerto Rico. (Un poco tarde, de hecho, si se toma en consideración que el Partido Independentista Puertorriqueño posee esa franquicia hace más de 20 años bajo la Internacional Socialista.)

¿Qué tienen que decir los nuevos socialdemócratas sobre el modelo que Chávez representa para la región, basado en el autoritarismo y el rechazo a la economía capitalista, habida cuenta de que, por el contrario, este sistema no es rechazado por ninguno de los paises gobernados por la socialdemocracia? Para ejemplos, basta mencionar a Chile y a España.

¿Si la socialdemocracia es recomendable para Puerto Rico, por qué no hay en record expresión alguna de los nuevos socialdemócratas a favor de que se produzcan cambios similares en Cuba, al menos en el orden de las libertades democráticas? ¿Qué hace tan distinta a Cuba de Puerto Rico como para que su proceso de cambio no se pueda o deba dirigir hacia la socialdemocracia como se propone para Puerto Rico?

¿No será este anunciado mecanismo para "rescatar la política" un juego semántico para ocultarle a los ciudadanos lo que no se desea admitir abiertamente: el abandono —en todo derecho y enhorabuena— de las viejas posturas de la llamada izquierda revolucionaria? ¿No es ello contradictorio con abogar por el "rescate de la política"?

¿No es contradictorio abogar por el "rescate de la política", y al mismo tiempo, en la mejor tradición de la demagogia caribeña, ocultar el concepto de Independencia tras los términos "soberanía", y "libre asociación", como lo propone el llamado Movimiento Unión Soberanista, a sabiendas de que ninguno de esos términos tiene relevancia o contenido sino bajo la Independencia?

¿No es contradictorio abogar por el "rescate de la política", y al mismo tiempo, promover un mecanismo procesal para la atención del problema colonial de Puerto Rico —una asamblea constitucional— que todos sabemos se utilizará para la fabricación de una falsa mayoría contra la voluntad del 90% de la población?

Como todos sabemos, y no hay que ir a Harvard para comprobarlo, los modelos socialdemócratas son sistemas de administración del Estado, que adoptan determinadas políticas sociales y económicas, todas ellas dentro del marco del capitalismo. Es decir, se basan en el modelo económico de la libre competencia, el libre mercado y el reconocimiento del derecho a la propiedad privada.

¿No es contradictorio abogar por el "rescate de la política", y al mismo tiempo, ocultar que de lo que se está hablando en verdad es de la necesidad de optar por una de las formas del sistema económico capitalista?

Para el "rescate de la política", ¿no sería lo propio reconocer, abierta y sinceramente, que ni el modelo socialista revolucionario de los '70 y los '80, ni el desbarrancado y autoritario modelo chavista "del socialismo para el siglo 21", son opciones reales para un efectivo desarrollo económico y político?

De sobra sé que estas preguntas no serán atendidas, mucho menos contestadas. Sin embargo, y desafortunadamente, ello es muestra del cinismo y la falta de honestidad intelectual predominate en un amplio sector de la clase política y de la llamada intelectualidad de Puerto Rico.

Las noticias, y algún enjundioso ensayo de los últimos días, confirman la inventiva de algunos para montar artefactos propagandísticos —que adocenan la política tanto o más que lo que se dice criticar— los cuales al final del camino, y después de todo, no podrán imponerse frente a la realidad que no se desea reconocer.

Por lo pronto, les recomiendo el reportaje de Pepe Calvo en El País. Se divertirán.

1 comentario :

Prometeo dijo...

Hugo Chávez le ha hecho un daño al ideal del socialismo por la forma en que se ha conducido en Venezuela. Cuando subió al poder democráticamente me alegré pues desde un principio progonaba el socialismo como forma de gobierno epro luego ví como comenzó a censurar medios y a manipular leyes y me desencanté. Aún así la gente en el país lo quiere. En Puerto Rico debemos aprender de los errores y ejemplos de otros países y Venezuela ciertamente es un espejo donde debemos mirarnos. Ahora mismo ese país está sumido en un caudillismo que permitirá que Chávez se mantenga en el poder indefinidamente, algo bueno para muchos pero malo para la democracia.

Adelante y éxito.