domingo, 30 de agosto de 2009

"Un poco de melón, por favor", antes de que deje de ser domingo


Si a estas alturas del drama, Luis Fortuño aún pensaba que no sería atacado por todos los flancos, particularmente por los sectores más activos del melonismo, como le ocurriera a Pedro Rosselló durante su gobernación, la mañana de hoy, o más bien el unidiario local de los domingos, debe haberle sido suficiente para comprender y anticipar finalmente lo que le espera. Sin duda, estamos frente a una muestra de lo que expuse recientemente en este blog sobre la miseria en el análisis y debate intelectual en Puerto Rico.

Que un periódico tenga que hacer uso de una columnista regular y dos páginas de su edición para decir que un gobernador no es populista (cosa que sabemos), que su gestión no goza del favor de determinadas personas (que de cualquier modo no le dieron su voto), y que sus políticas no son efectivamente transmitidas por sus funcionarios (asunto ya ventilado y adjudicado en la semana transcurrida), resulta realmente patético.

Peor aún, resulta lastimoso y da vergüenza ajena, que se nos trate de convencer, antes de que deje de ser domingo, de que el gobernador de turno, para manifestar respeto, le debe dar a la gente lo que la gente quiere, es decir abrigar el populismo, tan de moda, como desfasado, en algunos paises latinoamericanos.

Y es que ahora resulta que los gobernantes anteriores que ha tenido la colonia (es decir, Puerto Rico), han conocido o entendido, mejor que el actual gobernador, a la gente de esta Isla. La razón ofrecida es una joya de un cinismo que suponemos involuntario: aquellos otros si eran sagaces, y tenían calle, que es una manera muy fina de decir que eran buenos manipuladores de la opinión pública. (Los populismos de ordinario van acompañados de una gran capacidad de manipulación. De eso nos pueden hablar alemanes e italianos)

Aquí es que entra en juego la melonocracia, su ideología y sus estrategias de ataque; ese sector especial que se codea con lo más educado de la oligarquía colonial, sirviendo además de tema de conversación a la hora del té o de celebrities at the parties, verdaderos v.i.p de la cultura nacional. Parecen padecer de amnesia, pero no se dejen confundir. Recuerdan, y recuerdan muy bien. Pero los recuerdos hay quienes los acumulan para poder ocultarlos. Se le llama amnesia selectiva.

Lo que si es cierto es que son firmes creyentes, como no, del debido respeto, lo cual nos sugiere pasados de señoritos y señoritas de la verdadera claque guaynabeña. En ese momento, definitivamente, la revista se nos cae de las manos. Digo, porque si alguna vez se la ha faltado el respeto a este pueblo fue particularmente bajo la adminstración de Anibal Acevedo Vilá. Y de esto, en esas páginas a las que aludo (ustedes todos saben), simplemente nada o muy poco.

(No me referiré, para no aburrirles, al silencio sobre otros asuntos que deberían llevar a uno que otro columnista, a decir, por lo menos, una "mala palabra" de indignación. Qué se yo, Irán, Cuba, Venezuela, la conspiración del inmovilismo en Puerto Rico. Temas hay, que no se hagan.)

Se pasa por alto, con todas las intenciones posibles, que según hallazgos del Centro para la Nueva Economía, una fuente independiente, no hubo reducción del déficit fiscal ni reducción de la burocracia gubernamental por parte del gobierno de Anibal Acevedo Vilá.

Precisamente, tal es la causa de que la Isla esté en bancarrota fiscal, y el gobierno de turno se encuentre con una limitada capacidad de maniobra para atraer capital nuevo y el desarrollo de inversiones. Limito la observación a este hecho, para no dedicarle, ni tomarle tiempo a nadie, con la larga lista de mentiras y entuertos que caracterizaron esa administración. Si de verdad se desea hablar de "respeto" me parece que este hubiese sido un buen lugar para comenzar la narración.

Uno comprende y ata cabos. Después de todo, fue una entrevista en esa misma revista la que le sirvió a un sospechoso, y posteriormente acusado, de delitos federales, para comenzar a armar la defensa genial de la ingenuidad y la inocencia del mama's boy sobreprotegido.

Lo que nos trae de nuevo al respeto. Esta vez me refiero al respeto intelectual que se nos debe como lectores, y que se nos falta cuando se omiten elementos fundamentales en el análisis.Tal vez es hora de que la melonocracia, y sus premiadísimos representantes, revisen su lectura de la realidad puertorriqueña y entren en contacto de verdad con la gente. Las sorpresas pueden ser tan mágicas como la literatura; aunque, advierto, ninguna tendrá nada que ver con la realización de su anhelado populismo nacionalista light.

Desde luego, nada de lo anterior les imposibilita, mientras tanto, pedir para el desayuno "un poco de jugo de melón, por favor", antes de que deje de ser domingo.

sábado, 29 de agosto de 2009

Brutalidad Policiaca... Un Reto a la Sensatez


El viernes 21 y el miércoles 27 de agosto se suscitaron sendos incidentes en los que los cuerpos policiales de la Isla incurrieron en actos de brutalidad en su intervención con ciudadanos. El primero de ellos en la Avendida Universidad, un sector de la comunidad de Rio Piedras en la que se congregan jóvenes y estudiantes universitarios durante las noches. El segundo de ellos, en el local de la Roja Chiringa, una casa productora dirigida por jovenes creativos de la industria fílmica, que se encuentra en la comunidad de Santurce.

En el primer caso los incidentes fueron producto del proceso de intervención con una querella, según alegan las fuentes oficiales, que degeneró en una confrontación entre la Policía y el público congregado en el lugar. El segundo caso se origina en la intervención de la Policía como producto del asesinato de un joven en una comunidad de la ciudad de San Juan. La intervención degeneró en la penetración violenta, y sin contar con una orden de allanamiento, del local de la Roja Chiringa —desde dónde se ha indicado que se estaba filmando la intervención policiaca en la comunidad— por parte de un grupo de agentes. La situación presenta, ante todo, un reto al ejercicio de la sensatez, no sólo por parte de las autoridades, sino por parte de cada uno de nosotros. (Continua)

Aunque producidos en contextos distintos, ambos eventos tienen en común el ejercicio desproprocionado del poder, y la imprudencia, al menos, por parte de los agentes involucrados en estas situaciones. La situación de la Roja Chiringa puede ser incluso un evento de mayor gravedad, toda vez que se trata de la incursión en propiedad privada sin una orden de allanamiento, violándo así reglas esenciales que rigen los procesos penales y, sobre todo, el prinicipio constitucional del debido proceso de ley, entre otros derechos posiblemente violentados.

He comentado en Facebook que el descontrol y la falta de proporción en el ejecicio del poder por el cuerpo policial, posiblemente en desesperada reacción a la ola de asesinatos y criminalidad, puede provocar serias consecuencias en la confianza pública en ese cuerpo, y el clima democrático en la Isla. La presión que puedan sentir los hombres y mujeres que componen estos organismos, lo cuál de mi parte entiendo, no es justificación para incurrir en actos que constituyen violaciones flagrantes a derechos democráticos, consignados tanto bajo la Constitución de Puerto Rico como la de los Estados Unidos.

En el día de hoy, Luis Fernando (Peri) Coss, Productor Ejecutivo de Zona Franca, una de las entidades afectadas por la intervención del 27 de agosto, ha hecho circular una carta abierta en la que sugiere un diálogo entre diferentes entidades y líderes que de una manera, u otra, están llamados a velar por los derechos democráticos de los ciudadanos. Es una invitación que me parece debe ser atendida.

Por otro lado, se impone urgentemente la celebración de una reunión del señor Superintendente de la Policia, José Figueroa Sancha, con representantes de las entidades convocadas por Peri Coss, o con éstas y cualesquiera otras que aquél entienda meritoria, a los efectos de buscar alternativas y la toma de acciones concretas que contribuyan a mantener un clima civilizado y democrático en la Isla.

De otra parte, como ya he indicado en este blog, y aún en el propio Facebook, no debe perderse la perspectiva, ni los sentidos de proporción y de prudencia, por ninguna de las partes involucradas. El hecho de que salgan a la luz actos impropios, no debe ser causa para asumir una actitud revanchista por parte de los miembros de la Policía, entre los cuáles, de paso, a todos nos consta hay personas competentes y serias en el ejecicio de sus funciones. Como muy bien señala Coss en su carta abierta, no debe propiciarse la lumpenización de los cuerpos policiales.

Por su parte, la defensa de los derechos democráticos, no debe usarse para glorificar ni promover la lumpenización, particularmente de las juventudes y el estudiantado. Los llamados a "beber", que han llevado a cabo algunos genios de las luchas por los derechos democráticos, a manera de un acto de desobediencia civil de nuevo tipo, no sólo son patéticos, sino que desvían la atención del problema medular que está planteado ante el país.

Es una crasa falta de perspectiva y prudencia política, además, promover consignas y llamamientos, que lejos de contribuir a entender y buscar medidas correctivas adecuadas, confunden cuáles son los asuntos centrales planteados, y el carácter real del problema.

No se trata ésta de la "gran batalla que llevará las masas al poder, mediante la confrontación con las fuerzas represivas del régimen", lideradas por una vanguardia desde Facebook o desde donde sea. No se trata aquí de la gran confrontación con el "estado fascista" —que tal vez algunos han esperado toda la vida—, una de las peores manifestaciones de desproporción y falta de perspectiva que he podido observar en estos días. Es irresponsable invocar derechos, mientras se pretenden obviar, y eludir, tanto obligaciones como responsablidades.

Enfrentamos una situación de crisis en la Isla. La desesperación ante la profunda crisis económica y social del modelo colonial, no sólo erosiona la confianza de los ciudadanos en las instituciones, sino que ha traído consigo una alarmante y consistente manifestación de violencia por parte de los individuos a todos los niveles y en diversas actividades de la sociedad.

Insisto en mi llamado desde este simple blog. Es necesario mantener las pespectivas claras, ejercer la prudencia, y mantener el sentido de proporción en los análisis y en los actos. Es esta una responsabilidad evidente de las autoridades. Es también una responsabilidad de la ciudadanía. Asumir un compromiso sincero con la sensatez, no sólo es una responsabilidad, sino un reto para la protección de la civilidad y convivencia democrática.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Puerto Rico: La Búsqueda de la Verdad; Elefantes y Cazadores Extraviados...


Para cazar un elefante, me dice un querido amigo, la tradición africana aconseja que, al igual que el escorpión, hay que saber cómo, cuándo y dónde picar. Lo malo, pienso yo, es cuando el cazador no sabe donde están los elefantes, o espera aletargado por elefantes de blanco y rosado, o simplemente no sabe cuál de todas las bestias es específicamente su elefante. En resumen, cuando nuestro cazador está extraviado. (Excusen mis recuerdos de un cartoon de los Looney Tunes de Warner Brothers.)

Este viaje tipo National Geographic viene a punto a consecuencia de una interesante conversación la otra noche con otro amigo muy querido cuya identidad me veo obligado a reservar. Les aseguro que existe y que no es un escorpión. El asunto que motivó nuestra conversación fue la reacción de algunos sectores a los sucesos del 21 de agosto en la Avenida Universidad, y la actitud en general del país ante lo que mi amigo considera un gobierno cochambroso, contra el cuál los ciudadanos deben rebelarse. Me parece que su posición refleja la de otros muchas de mis amistades, dentro y fuera de estas redes.(Continua)

Por un lado, entiendo que para mi viejo cuate es inconcebible que los ciudadanos no se rebelen ante tanta inmundicia en el gobierno. Por el otro, sospecho que mi amigo esperaba, particularmente ante los sucesos de brutalidad policiaca del 21 de agosto, una respuesta de más contundencia por parte de la llamada “izquierda”, o tal vez una expresión mayor de solidaridad por parte de quienes militaron alguna vez en el independentismo, y están hoy ubicados en cómodas posiciones, o colocados en el rol de espectadores, como el resto de los ciudadanos de la Isla, y por el país en general.

Resalta mi carnal que “[n]o salimos" de la zona de comodidad y de limitarnos cínicamente a la conveniencia de las expresiones en Facebook y nada más. Su condena se dirige precisamente a esta actitud y al hecho de que “esa gente” está amedrentada y sumida en la estupidez. No pide revoluciones, afirma, “sino […] mensajes poderosos que comuniquen la verdad […] que transmitan la indignación.”

Las reclamaciones de mi amigo reflejan, a mi modo de ver, y sin pretender leer su mente, su frustración ante la desmovilización política de las autoproclamadas izquierdas, ante la paralización de los militantes del pasado, y la indiferencia general ante lo que son, al menos en su perspectiva, evidentes manifestaciones de incompetencia y mal gobierno de la administración del gobernador Luis Fortuño y sus cuerpos legislativos.

Pienso que las respuestas que reclama mi amigo a sus inquietudes, tanto a raíz de los sucesos del 21 de agosto, como sobre la respuesta de la ciudadanía a la situación general de la Isla, hay que buscarlas en los propios sectores que desean propulsar cambios en el país. Sobre todo, en el problema de la miseria en el análisis político e intelectual, al que ya me he referido desde la semana pasada. (Vea “Puerto Rico... Tribulaciones, Melones y Crápulas o el Juego de las Verdades Ocultas” del 19 de agosto, publicado en este blog.)

En primer lugar, pienso que cada cual debe evaluar cómo ha leído e interpretado, por ejemplo, los sucesos del 21 de agosto en particular, y mucho más importante aún, cómo lee e interpreta a Puerto Rico a la altura del 2009. En lo que a mi respecta, no creo que sirva de mucho echarle la culpa a la ciudadanía, o “las masas” si se quiere, por su presunta incapacidad de indignación.

Me parece que cada cual debe preguntarse, al menos por sólo un momento, si los sucesos del 21 de agosto han sido analizados correctamente en todas sus dimensiones. A manera de ejemplo, me parece, cuando menos cuestionable, que los actos de brutalidad policiaca de ese día puedan utilizarse como muestra de la existencia de un “estado policíaco”, o peor aún un “estado fascista” en Puerto Rico. (Igual de cuestionable me parece comparar la situación en Villas del Sol con Villa Sin Miedo, pero esa es otra discusión.)

La desproporción brutal en la conducta de los cuerpos policiales, de nivel estatal y municipal, no justifica la desproporción en nuestro juicio ni en nuestro análisis de los eventos. Si se quiere ver un “estado policíaco” en funciones hay buenos ejemplos, digamos Irán. Si se quiere ver de verdad una “plutocracia” en funciones, basta dirigirse a los gobiernos de los emiratos árabes.

Menos aún se ha impuesto o propuesto en la Isla la aplicación del “toque de queda”, o impedimento alguno al movimiento de los ciudadanos. Estos hechos, que pueden parecer legalismos abstractos para algunos, es un componente esencial al momento de clasificar los actos del gobierno, al menos desde la perspectiva de la defensa de los derechos individuales de los afectados el 21 de agosto. Es precisamente el hecho de que el estado de Derecho vigente no corresponde al de un estado de emergencia, lo que hace que las actuaciones policíacas puedan catalogarse de ilegales y de una violación a los derechos civiles o individuales.

Constituye una falta de perspectiva adecuada buscar y lanzar, tanto adjetivos como consignas, que encuadran muy bien, tal vez, en agendas ideológicas de confrontación con el capitalismo imperialista, ventiladas cómodamente en Facebook, o en una tertulia de café en la ciudad, pero que nada tienen que ver con la realidad y las necesidades de los ciudadanos de carne y hueso en su cotidianidad.

Mientras en Facebook se debate, amplia y extensamente, muchas veces a niveles de la náusea, el pueblo tiene que salir todos los días a enfrentarse con su realidad económica, con la falta de calidad de vida, con la criminalidad y con las consecuencias concretas de la condición colonial de la Isla.

Por otro lado, el consistente rechazo al gobierno de Fortuño, por parte de populares, melones e independentistas, ¿no será tan visceral e irracional como el de un Don Eleuterio independentista? (Me refiero al personaje del comediante boricua Sunshine Logroño que representa a un “pitiyanqui” fanático e irracional.) ¿No será esa irracionalidad un obstáculo para recibir el respaldo de la ciudadanía y que ésta se “rebele”?

Como he dicho antes, nadie está satisfecho con el rumbo que lleva la situación económica y social en la Isla. Nadie está satisfecho tampoco con la labor de una buena cantidad, sino la mayoría, de los legisladores de Puerta de Tierra. Pero la miseria de los análisis trae consigo la fijación de responsabilidades en los oponentes, en el Otro, sea éste quien sea, y no en los males de fondo que aquejan a 100 x 35, acompañado ello de una resistencia furibunda a reconocer los errores propios. Esto no lleva sino a la garata y la gritería de consignas, pero no a la movilización de la ciudadanía para el logro de objetivos concretos, que dicho sea de paso, nada tienen que ver con la toma de la Bastilla ni la creación de columnas guerrilleras en el Yunque y Maricao.

¿No será que el error está en lo que los melones, independentistas, y la “izquierda” en general le proponen a este pueblo? ¿No será que en pleno siglo 21 la ciudadanía identifica como descabelladas, las propuestas que estos sectores le presentan, basadas en las viejas teorías latinoamericanas de la dependencia? ¿No será que la ciudadanía está convencida que de los independentistas no puede esperar ningún compromiso con las instituciones democráticas esenciales? ¿Son conscientes estos sectores de las contradicciones e inconsistencias en sus propios discursos? ¿Es la rebelión que invocaba Betances el camino a seguir? ¿Rebelarse contra qué, y sobre todo, para qué?

Más aún, ¿no será que el capitalismo liberal, con sus grandes defectos, es lo mejor que la humanidad puede producir en esta etapa histórica (Revel)? ¿No será que la democracia es un principio rector que ha sido adoptado por la humanidad, con todas sus implicaciones en el aspecto económico? ¿No será que los puertorriqueños en general han llegado a sus propias conclusiones sobre estos asuntos, y de paso han dado con su elefante, mientras los sectores de “izquierda”, y los facsímiles razonables del Partido Popular Democrático, están extraviados en busca del suyo? ¿O es que la búsqueda de estos sectores se centra en alcanzar una dictadura caudillista, de manera gradual, vía la destrucción de las instituciones democráticas de la sociedad, a la Chávez?

Me parece que era Lenin el que decía, no sé si en el "Qué Hacer", que no se podía culpar a “las masas” por no seguir a la "vanguardia"; que era el liderato, la "vanguardia" la que tenía que examinar sus propios errores. Tomando todas las excepciones de rigor, tal vez en eso Lenin no se equivocó. Tal vez es hora de que quienes desean convocar a la ciudadanía a movilizarse contra el capital, lleven a cabo su “autocrítica” y ajusten sus miras de conformidad con los tiempos y las necesidades reales de la ciudadanía, en fin, del pueblo. Después de todo, de buscar lo mejor para la gente es que se trata eso que llamamos política.

De mi parte, el elefante que yo quisiera derribar es el de las mentiras acumuladas, el de la falta de honestidad intelectual (pecado que no adjudico a ningún sector con exclusividad, por considerarlo un mal "boricua", aunque reconozco agravantes en ciertos individuos), la falta de rigor en los análisis, y el temor a los cambios.

La búsqueda de la verdad es una tarea necesaria en Puerto Rico. Lo que nos debe llevar a ser conscientes de que cuando se busca la verdad, deben abrirse todas las puertas. Todas. En el proceso nada ni nadie está excluido. Ni siquiera cazadores de elefantes extraviados.

Notas:
1. La ilustración de Hugo Chávez y Osama bin Laden tomada de danielpipes.org
2. Las imágenes restantes de Google Images.

miércoles, 19 de agosto de 2009

Puerto Rico... Tribulaciones, Melones y Crápulas o el Juego de las Verdades Ocultas


Mediante su artículo titulado
"La Ineptocracia", publicado en El Nuevo Día, el 18 de agosto de 2009, el cuál ha provocado diversas reacciones de simpatía por lo menos en la red Facebook, el escritor Luis Rafael Sánchez, pretende sostener la narración de que la debacle del país se debe a la ineptitud del presente Gobernador, Luis Fortuño, y que los corruptos "tiburones", "las crápulas", todos del Partido Nuevo Progresista (PNP), de orientación estadoista, y al que representa el Sr. Fortuño, se aprestan a devorar y destruir la Isla. Por otro lado, el artículo titulado "Tribulaciones del Melón", publicado por el periodista Ismael Torrres, en el mismo periódico de este miércoles 19 de agosto, quizá no tenga una larga lista de fans en Facebook, pero dice mucho del estado intelectual e ideológico del país, en unas muy breves y atinadas líneas.

Hago referencia a estos artículos porque me permiten ilustrar, y lo señalo con todo respeto, mi preocupación por la difusión en Puerto Rico de lo que he querido llamar la miseria del análisis y el debate intelectual, particularmente por parte de la llamada izquierda, o quienes se piensan o sienten afines a esa etiqueta. Ambos artículos, cada uno por razones muy distintas, reflejan la indigencia intelectual y política del llamado "sector puertorriqueñista" del espectro ideológico de la Isla.



El artículo de Sánchez ("Wico", como le llaman sus amistades cercanas) cumple veladamente la función de proteger la retaguardia del PPD, que como "Hamlet ñangotado en el batey" —lamenta el escritor, acudiendo a uno de sus tropos geniales—, duda "entre si fomentar la gringosidad o si amenguarla". Torres, por su parte, destaca la confusión agónica entre los sectores que reclaman ser independentistas (los llamados "melones") mientras apoyan, de manera consecuente, al Partido Popular Democrático, organización que promueve la preservación de la presente relación jurídico-política de Puerto Rico con Estados Unidos, es decir, el estado colonial. Para estos sectores, indica Torres, "la Nación está en peligro y vamos a dejar de ser boricuas".

En su artículo, el veterano periodista revela con sencillez y claridad, el simplismo de las posturas inspiradas en el nacionalismo decimonónico del PPD y sus melones atribulados. Aún aquellos melones de hoy, que se formaron en las teorías que sostenían la importancia de la economía para todo lo demás que ocurre en una sociedad, no acaban de entender esta Isla en su conjunto. No hay cubierta de retaguardias en el artículo de Torres, sino la desnudez, o la admisión si se quiere, de las tribulaciones fatales de un sector destinado a disolverse en el inmovilismo colonialista, mientras espera —describe el autor— el glorioso regreso del PPD al gobierno, "no importa quién lo diriga ni con qué agenda", con tal de salvar la "Nación boricua".

Vayamos directamente a la miseria y los melones. En primer lugar, me temo que los que militamos, en las décadas del setenta y del ochenta, en el Partido Socialista Puertorriqueño (PSP) y la Federación Universitaria Pro Independencia (FUPI), ambos de orientación marxista leninista, con el nacionalismo como carta adicional de presentación, somos responsables, al menos en buen grado, aunque definitivamente no de manera exclusiva, de la miseria intelectual y analítica que pretendo denunciar. Digo esto porque el análisis y estrategia de la lucha en contra de la estadidad se nutrió en buena medida de las posiciones que estas formaciones políticas introdujeron en el seno del independentismo.

A fines de los setenta y principios de los ochenta fue adoptada por estas organizaciones, no sin largos debates que anticipaban la futura división y debilitamiento fatal de ambas, una política de alianzas con los presuntos sectores autonomistas del PPD, con miras "a detener la estadidad". Su objetivo era coagular una gran alianza "puertorriqueñista" en contra de la "estadidad inminente". Evidentemente, se partía del reconocimiento de un sentimiento nacionalista, o de cierto etnocentrismo boricua, que era manipulable para "detener" la estadidad, mover al PPD a respaldar una fórmula política que dejara la puerta abierta a la Independencia, y eventualmente, alcanzar ésta y el socialismo, estas últimas metas en un sólo hechizo.

Para resumir años y debates, esa estrategia conllevó el apoyo al PPD en los eventos electorales de los 80 y los 90, de manera consistente. Diría que la estrategia degeneró en un respaldo totalmente acrítico a partir de las elecciones de 1992. El estado mental del melonismo llegó al punto de que la estrategia original funcionó al revés. El Partido Popular supo que podría contar con los melones, equivalentes a unos 30,000 electores más o menos, en cada evento electoral, sin necesidad de promover cambios de importancia al presente estado colonial.

El terror a la estadidad se convirtió en el "hombre del costal", en el "cuco", del melonismo. Aún a la altura de 2009, como lo comprueban el propio Sánchez en su artículo, las reacciones en Facebook a éste, así como el artículo de Torres, la confusión del melonismo perdura, mientras el apoyo del pueblo a la estadidad sigue avanzando.

La gran alianza "puertorriqueñista" ha pasado a ser un movimiento amorfo definido por principios nacionalistas, de diferentes gradaciones e intensidades. Estas gradaciones se caracterizan por el hecho de que la creación de un Estado-Nación no es visto como una necesidad, o una tarea historica que se deba realizar, por la vasta mayoría de quienes reclaman su orgullo étnico cultural.

Sin embargo, tienen su punto de encuentro en la estrategia de que todo aquél que se oponga al PNP es un aliado —el PPD es visto como un instrumento fundamental— y todo aquél que promueva ese partido, o favorezca la estadidad, debe ser destruido políticamente, "alienado" de la discusión pública, o demonizado, como en el caso evidente de Pedro Rosselló, ex-gobernador estadista de la Isla en el período del 1992 al 2000.

Como resultado del "junte" del corazón del rollo del PPD, es decir, los colonialistas de línea dura, con el melonismo nacido de la "izquierda", toman vuelo una serie de estrategias contaminadas de falta de honestidad intelectual y míseras intelectualmente. Estas estrategias se manifiestan en la intolerancia y en la manipulación de la información como instrumento de ejecución.

Conforme a ello, la información, que de alguna manera afecta a lo que ha sido bautizado como "sector puertorriqueñista", o al PPD en particular, se trastoca, se evade, sólo se trata si es inevitable (doy como ejemplo los casos por corrupción de Aníbal Acevedo, ex-gobernador PPD del 2004 a 2008, ventilados ante los foros judiciales norteamericanos ), y en determinados casos, hasta se oculta. Por otro lado, toda información que tienda a favorecer "a los estadistas" se oculta, y todo aquello que les desfavorece se resalta con desproporción vergonzosa y hasta se maquilla para que luzca peor.

En ese juego de las verdades ocultas la objetividad se desvanece. La discusión pública, y la cubierta de las informaciones por los medios periodísticos, se convierten en la caja de resonancia de las peores garatas politiqueras, y de los tremendismos que saben articular muy bien los manejadores de la información (los "cuadros de propaganda"), casi todos (por no decir "todos") buenos "melones", formados y "fogueados" en las virtudes, y vicios, de los años setenta y ochenta. Sus análisis rayan, con frecuencia marítima, en el simplismo kayakero; es decir, en el aventurerismo infantil de izquierdas.

Las mentiras se repiten, los cuestionamientos surgen de alegaciones sin fundamentos, y sin ellos, además, se asumen posiciones a sabiendas de su carencia de méritos, o como se dice de ordinario, sencillamente "por joder". Mal éste último, debo aclarar y reconocer, que aqueja a todos los sectores ideológicos, ya que en este tejemeneje de la demagogia ninguna de las tribus boricuas es una paloma inocente e impoluta. Se manifiesta así, y de manera generalizada, una miseria analítica en la discusión y debate público, que refleja una profunda falta de honestidad intelectual, y cuando no, crápulos intereses económicos, que lleva a muchos a preguntarnos si este mal boricua está en el aire, el agua o los genes.

Nadie sensato está contento con la situación de la isla estofada de Luis Palés Matos. Nadie piensa que vamos en la dirección correcta. Nadie puede alegrarse de la existencia de una corrupción que no es privativa de ninguna de las formaciones políticas, aunque se haya construido esa imagen, y ese discurso, con relativo éxito por los medios que controla el "puertorriqueñismo". Nadie puede alegrarse de la lumpenización del país a diversos niveles. Nadie debería estar contento con el control que ejerce lo que llamó Rosselló, me parece a mi que atinadamente, la oligarquía colonial. Oligarquía que, después de todo, controla los medios de información, y obtiene grandes beneficios de la permanencia del estado colonial y de la inmovilidad política de la Isla.

No es honesta, sin embargo, la adopción y manifestación de posiciones sin evidencia o, cuando menos, el estudio de los datos básicos de determinados problemas; tampoco lo es el consabido disparo de la cintura; el análisis sin rigor. Son deshonestos y carentes de rigor, además, los análisis "maniqueos", conforme los cuáles, por ejemplo, todo lo que signifique atraer capital a una isla en bancarrota es parte de un gran operativo estadoísta para robarle al fisco; o conforme a los cuáles todo lo que aleguen los "cuadros" del "movimiento sindical" es correcto y motivado por su profundo altruismo; o conforme a los cuáles todo lo que implique un reconocimiento de valores democráticos o reconocimiento de posiciones o acciones meritorias de los "gringos", no es sino "pitiyanquismo". Todo ello, otra lastimosa manifestación de la miseria en el análisis y el debate intelectual; como han dicho otros, el análisis debe partir de reconocer y comprender la "complejidad" de la realidad.

En el contexto de todo lo anterior, afirmar, como lo hace Sánchez, que la problemática actual de Puerto Rico es producto de la administración de Luis Fortuño es, cuando menos, un error de perspectiva, por no querer adjudicarle al escritor, crápulas intenciones de manipular la realidad histórica.

Todos vivimos las administraciones inmediatamente anteriores, y particularmente infelices, de Sila Calderón y Anibal Acevedo Vilá, ambos gobernadores del PPD. Sánchez omite ese hecho incontrovertido. Estos gobernantes tradujeron la inmovilidad
ideológica en inmovilidad total gubernamental. El "ningunismo" de origen plebisicitario —es decir, el no apoyar ninguna opción en un proceso electoral para escoger una forma definitiva de relación con los Estados Unidos— fue adoptado como filosofía política.

La mentira y el manejo de la "percepción" fueron perfeccionados como métodos para enfrentar a sus opositores. Por otro lado, si de tiburones se trata, hace muchísimo tiempo que el crapulario del Partido Popular se ha alimentado muy bien del fisco. La "destrucción" de la Isla ocurrió mucho antes de que pasara a ocupar su puesto el actual gobernador. Sánchez lo sabe.

La miseria del análisis de Sánchez radica, además, en atribuírle a la administración gubernamental de turno, PNP y estadista, por supuesto, la existencia de los "tiburones" como si las denuncias de Iván González Cancel, quien fuera candidato a la dirección del Departamento de Salud, excluyeran participantes de otras formaciones políticas en la charada. El asunto está por investigarse; la posición correcta y sensata es esperar por sus resultados.

Son tiempos de sobriedad y serenidad en los análisis. De saber anteponer la búsqueda de la verdad a las respectivas posiciones ideológicas, afecte ello a quien afecte, y sin que las simpatías por un nacionalismo
light o uno estridente, o la antipatía hacia el estadoismo, sea el criterio determinante en los análisis, en el debate público, o en el manejo de la información por los medios periodísticos.


Son tiempos de afrontar los cambios necesarios para que este barrio en el Caribe se inserte efectivamente en los indetenibles procesos económicos globales. Los vertiginosos desarrollos de este nuevo milenio, no esperarán por
Hamlet, mientras mira con nostalgia el pasado, e indecisión al futuro, ñangotado en un batey. Y eso, Sánchez también lo sabe.




Notas:

1. Crápula: según el Diccionario de la RAE, "Hombre de vida licenciosa."
2. Información sobre imágenes y fotos en orden de aparición: Foto "Máscara", tomada de Nuevo Teatro: Teatropedia; Foto de Luis Rafael Sánchez, tomada de catálogo de la
Universidad de Wisconsin; Foto de Ismael Torres, tomada de página electrónica de Metro San Juan; reproducción fotográfica de "El Pan Nuestro" de Ramón Frade; "Homeless", foto tomada de Scrape TV News; Aníbal Acevedo Vilá y Hector Ferrer, líderes del Partido Popular Democrático, foto tomada de El Nuevo Día; Reproducción fotográfica de "Big Man", 2000, del artista hiperrealista Ron Mueck (Australian, b. 1958), tomada de página del Brooklyn Museum.

sábado, 15 de agosto de 2009

Comentario a "Las literaturas marginales en la obra de Borges (la science-fiction)" publicado en el Vagabundeo resplandeciente


"Las literaturas marginales en la obra de Borges (la science-fiction)" publicado en el Vagabundeo resplandeciente (Comentario; foto de encuentro de Borges y J.G. Ballard tomada del Vagabundeo resplandeciente.)


Como si hubiera sido un juego borgeano, el comentario que publiqué esta madrugada fue borrado por mi mismo sin darme cuenta. Se trataba de lo siguiente.

La última entrega del Vagabundeo resplandeciente nos trae una reflexión sobre la relación de Borges con la ciencia ficción; con lo que despierta la provocación a mirar y estudiar su obra, una vez más, de una forma integradora. Es como mirarle desde el último escalón de una escalera de aquél sótano, a través de un artefacto que contiene todo lo existente, que alguna vez nos narró, o a través de un universo paralelo. De mi parte, tengo la sospecha muy personal y no verificada, de que Borges era un estudioso de la física cúantica, al menos así lo sugieren El Jardín y El Aleph.

Pero lo importante aquí es la última del Vagabundeo, a cuya lectura les invito, reprimiendo las ganas, por el momento, de seguir este diálogo desde el Quantum de la Cuneta... Les reitero la invitación a este interesante "post", y ya saben,"clic".

jueves, 13 de agosto de 2009

Poetas, esos imprudentes... [Comentario y Enlace a "Poetas Contra la Dictadura: Daniel Ortega persigue a Ernesto Cardenal" por Benjamín Prado]


Poetas Contra la Dictadura: Daniel Ortega persigue a Ernesto Cardenal por Benjamín Prado (Comentario y Enlace; foto tomada del blog La Lengua de las Mariposas)


He estado merodeando la red esta noche, esta vez en busca de información sobre la relación de los poetas y escritores lationoamericanos con sus gobiernos "revolucionarios" en épocas relativamente recientes. Marqué un research completo sobre el caso del cubano Heberto Padilla. Marqué varias páginas sobre Nicanor Parra. Unas cuántas más sobre Sergio Ramírez. Encontré información de interés sobre Roque Dalton, el poeta salvadoreño a quien el movimiento guerrillero al que pertenecía, le aplicó la pena de muerte, por sostener ciertas posturas distintas a las de su liderato.

En ese proceso estaba cuando encontré un artículo de Benjamín Prado, publicado en el blog Poetas Contra la Dictadura cuyo enlace incluyo en la sección de Barra Abierta del Quantum. En su artículo, Prado narra la persecución del poeta Ernesto Cardenal por el régimen dirigido por Daniel Ortega, ex-revolucionario convicto, y presidente de Nicaragua. Aunque el artículo data de septiembre de 2008, no debe pasarse por alto su lectura, sobre todo si se desea tener una idea preliminar, al menos, del carácter de los regímenes, y los líderes, que propulsan el socialismo nacionalista en América Latina, bajo el sello común del neopopulismo chavista. Y si ello no es razón suficiente, los versos de Ernesto Cardenal que todos recordamos, deberían serlo para mover, al menos, la curiosidad... Y el intelecto.

miércoles, 12 de agosto de 2009

Comentario y Enlace a "sin EVAsión ¿Norcoreanización de Cuba?" por Miriam Celaya


sin EVAsión ¿Norcoreanización de Cuba?, por Miriam Celaya (Comentario y enlace; foto tomada prestada del blog Sin EVAsión)

Miriam Celaya escribe esta vez sobre la aparente "norcoreanización" de Cuba, a partir de las manifestaciones de Raúl Castro el pasado 26 de julio. Celaya apunta al aumento de la militarización y a la ausencia de propuestas y medidas económicas por parte del señor Presidente. La imagen y campaña del liderato apuntan a la pretensión de reorganizar la sociedad cubana al estilo de una sociedad-comuna como la dirigida por el nunca bien ponderado, e hijo de su padre, Kim Jong Il en Corea del Norte.

No faltan en estos momentos, eso lo decimos nosotros, las proclamas nacionalistas dirigidas al exterior, y las repetidas quejas contra el imperialismo yanqui, que esta vez cuenta con un Presidente que aspira a la normalización de las relaciones con la Isla. No faltan en el extranjero incautos creyentes de la defensa, "como cuestión de principios", de un régimen que hace tiempo "marcha con paso de gigantes" a una crisis económica más profunda y a una represión mayor de los derechos individuales de los ciudadanos cubanos; cosa que reconocen aún quienes en otra época eran intérpretes de las consignas musicalizadas de la revolución cubana. (Vea artículo sobre este tema en el Quantum de la Cuneta.)

En el artículo de Celaya se destacan los rasgos del momento que apuntan a esa "norcoreanización". El tiempo dirá si "el compañero Raúl", y la actual camarilla de palacio, llevarán a Cuba por los pasos del querido líder Kim Jong II. Conicidimos con Celaya. Ello es lo peor que le podría pasar a Cuba y al pueblo cubano, tanto visto desde la perspectiva de sus problemas internos, como a la luz del "balance" de fuerzas internacional.

martes, 11 de agosto de 2009

Thomas Friedman en el NY Times- "Green Shoots in Palestine II'


Thomas Friedman:Green Shoots in Palestine II - NYTimes.com

(Foto de Fred R. Conrad/The New York Times)

El columnista del New York Times, Thomas Friedman, opina sobre la presente situación en Palestina y el proceso de transición que podría llevar a Israel a tener un socio en paz en la región.



Enlace y comentario a "la otra cost(r)a: Para ti, moderflauer..." de Rafael Franco Steeves


la otra cost(r)a: Para ti, moderflauer...de Rafael Franco Steeves [Enlace y comentario; foto tomada prestada del blog "la otra cost(r)a"]

Lo habíamos perseguido y resercheado... (Parece que muy deficientemente.) Sabíamos que Rafael Franco Steeves, tambien conocido este sujeto como RFVS, tiene muchas cosas que decir. Hoy lo hemos incluído en el grupo de Barra Abierta del Quantum de la Cuneta, (cada cuál ha pasado las suyas, aunque lo niegue, coño). Para muestra... ya saben. Y este artículo sobre el profesor del comediante Silverio Pérez (¿de producción literaria es el flamante grado académico?), el Maestro Rafael Lopez Nievez, es botón más que suficiente. Es de esos artículos que te provoca cierta sonrisa suave, maliciosa y solidaria. Luego de ello, unas cuantas reflexiones necesarias... Adelante, have a good read. (Excusen la imitación de estilo del sujeto de este comentario...)

lunes, 10 de agosto de 2009

Comentario a "La mosca en el ungüento..." de Pedro Vélez en la Revista Contratiempo

"La mosca en el ungüento artístico de la diáspora boricua" por Pedro Vélez en la Revista Contratiempo (Comentario)

Felicito a Pedro Vélez, ello aún cuando podría diferir de algunos énfasis en su análisis. Su ensayo es, cuando menos, incisivo, provocativo e iconoclasta. Cosa que disfruto y aplaudo, por su valentía. Pedro Vélez encuentra razonamientos y fundamentos para sus planteamientos, y los expone con la honestidad que le sirve de trademark. De esto necesitamos más en este barrio ante la miseria del análisis y el debate intelectual; ante la ausencia de honestidad intelectual de las generaciones previas que esconden sus derrotas bajo banderas, consignas y falsos dilemas; ante la repetición "at nauseum" de diatribas cargadas de cólera, pero huecas y carentes de conexión con la realidad concreta... Mis felicitaciones nuevamente al artista y crítico Pedro Vélez.

sábado, 8 de agosto de 2009

el naufragio de las palabras: Relato y opinión sobre ¨Encuentro con los Blogs de arte¨

el naufragio de las palabras: Relato y opinión sobre ¨Encuentro con los Blogs de arte¨

Excelente reseña de Carlos Antonio Otero desde su blog, El Naufragio de las Palabras, sobre el encuentro sobre Blogs de Arte, auspiciado por el Museo de Arte Ponce, celebrado el jueves 6 de agosto pasado en el espacio del MAP, en Plaza Las Américas.

jueves, 6 de agosto de 2009

Artículos previos en el Quantum sobre la nominación y confirmación de Sotomayor

Vea los siguientes artículos sobre la nominación y confirmación de Sonia Sotomayor como juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos.




Imagino que muchas narraciones son posibles basadas en la nominación y próxima confirmación de Sonia Sotomayor como Juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos. Tal vez se puedan leer en las rápidas cuartillas escritas por algún ágil e intimista periodista, como para recordarnos (realmente para asegurarse de que no se nos olvide) que "esa gente son unos racistas", refiriéndose obviamente a los
yanquis.

Pero no hay nada como la realidad. Esa sí que es buena cocinera de sabrosos guisos. Sus procesos y sus cambios no están supeditados a la narración que cada cuál escoga; ocurren, para bien o para mal, aunque uno cierre los ojos para no verlos. La elección de Obama y la confirmación en marcha de Sotomayor constituyen un buen ejemplo de ello.


Ante esa realidad, de la que no hay vías de escape, hay quien quisiera construir una especie de estacionamiento para aparcar las ideas, para que no se muevan, para que permanezcan calientitas y protegidas de las frias influencias de los nuevos tiempos modernos, bajo el resguardo de los maternales y rollizos brazos de la
Patria,whatever that means, o en castellano, con indiferencia de lo que se pretenda significar con el término.

Debo decirlo ya de una vez, ante esta realidad hay quienes quisieran que "
lo demás" fuera "parking", esta vez uno grande, como una Isla entera, para agrupar allí nostalgias, regodearse en ellas y en los tiempos que fueron, cuando se creía tener un discurso que lo podía explicar todo, o casi todo. Proust se sentiría orgulloso de mirada tan insistente al pasado, aunque no haya manera de recuperar el tiempo perdido. Sólo se recupera el recuerdo.

No debería pretenderse que Sotomayor sea confirmada por el hecho de ser puertorriqueña, o marciana, si se quiere. Lo que hace realmente importante su nominación, y próxima confirmación, es que se produzca a pesar de su condición de mujer proveniente de minorías. El que será confirmada, precisamente, por sus credenciales profesionales, sin que su género, su origen social o étnico, sean un obstáculo infranqueable. El que se haya producido este
salto cualitativo en un país donde aún existe un gran conservadurismo que se enfrenta, a su vez, con las contradicciones y los retos que el nuevo escenario socio-político (léase "aumento de la población hispana") le plantea.

Lo importante es el proceso de cambio que subyace en esta nominación. El proceso mediante el cuál se reconoce y promueve al ciudadano, no por el color de su piel o su etnia de origen, sino por sus capacidades y por su lealtad a los principios contenidos en la Constitución del país. El ejemplo de Sotomayor no debería ser motivo de cuartillas nostálgicas sobre el racismo sufrido (que nadie niega o subestima), sino de reflexión sobre medidas que contribuyan a la continuación de estos procesos de cambios; y en todo caso, de celebración de los logros alcanzados, en el marco de una nueva realidad, que apunta a un reconocimiento contundente de los derechos ciudadanos y las facultades de los puertorriqueños, no importa cuán fuertes sean sus vínculos con su barrio de origen o con las tradiciones y cultura de sus ancestros.

Una realidad que es muy distinta a la que existía en los Estados Unidos hace cuarenta o cincuenta años atrás. Porque, después de todo, y afortunadamente,
"todo cambia"... Hasta las actitudes.

“Revisiting” La Nominación de Sotomayor por Obama: El Nuevo “Ser Ciudadano”


En este artículo reviso una columna anterior en este
blog sobre este asunto. Sin embargo, reitero que los mensajes enviados por el Presidente Obama no sólo abundan, sino que tienen un significado especial para las minorías en Estados Unidos y particularmente para los puertorriqueños. Es hora de escuchar… Y reflexionar.

La nominación de Sonia Sotomayor no fue un mero gesto simbólico con el objetivo de preservar las simpatías entre los sectores que contribuyeron sustancialmente a la victoria de Barack, es decir los hispanos, los negros y las mujeres. Como indiqué la vez anterior, las credenciales profesionales de Sotomayor sostienen su nominación al más alto foro judicial de los Estados Unidos.

Por otro lado, el respaldo del electorado hispano a la victoria del Presidente Obama, como ya todos saben y reconocen, fue esencial para su arrolladora victoria. En ese contexto, inevitablemente la nominación de la Juez Sotomayor envía diferentes mensajes.

Anteriormente he indicado que mediante esta nominación:
  • El Presidente reitera el compromiso de dar voz en Washington a los sectores que ordinariamente no han sido escuchados.
  • El Presidente reitera su compromiso con promover una interpretación liberal de la Constitución de los Estados Unidos.
  • Promueve el reconocimiento de los méritos y talentos de los individuos, por encima de su color de piel, su género o su origen nacional.

A todo lo anterior se une lo que me parece es el mensaje más importante, y que está subyacente en ésta, y otras nominaciones, que ha sometido el Presidente. La clase política estadounidense ha iniciado el proceso de aceptar el principio de que el elemento unificador del país es el respaldo a los valores y derechos democráticos consignados en la Constitución. Como producto de ese proceso se va configurando con mayor fortaleza una nueva visión del “ser ciudadano” en los Estados Unidos.

(No son de extrañar, por ello, las admisiones apesadumbradas de algunos comentaristas en la Isla que se baten entre en el “
materialismo histórico” y un nacionalismo decimonónico: es verdad, nos dicen, la Constitución de Estados Unidos, el concepto de ciudadano americano, es “flexible”; “el doctor” (refiriéndose al ex-gobernador estadoista Pedro J. Rosselló), tiene razón.”)

Señalé en mi artículo anterior, y lo reitero ahora, que “las diferencias entre griegos, italianos, negros, judíos, hispanos, y blancos anglosajones protestantes, van pasando a un segundo plano a la hora de seleccionar a las mujeres y hombres que mejor puedan aportar a las instituciones de gobierno”. Y a renglón seguido: “se trata esta de una aportación fundamental a la política y a la cultura política no sólo de los propios Estados Unidos, sino del mundo entero, y particularmente de Europa”.


No debe, no puede, ser pasado por alto lo que significa para el mundo y para el propio Estados Unidos la elección de un negro, nacido en Hawai, hijo de inmigrante africano y de una oriunda norteamericana, a la Presidencia de los Estados Unidos. Ese evento plantea una nueva vertiente en la discusión del rol de las nacionalidades, particularmente en las antiguas metrópolis coloniales.

Si bien en el campo económico se discute un retorno del proteccionismo —vea el artículo de José J. Villamil titulado "Después de la Crisis", El Vocero, 25 de mayo de 2009, página 38—, hacia el interior de las sociedades y los estados nacionales, adquiere relevancia el rechazo a la exclusión y al odio racial o basado en el origen étnico-nacional de las personas. El ser ciudadano de uno u otro Estado, adquiere nuevos significados y retos que no están definidos a base del sentimiento nacionalista, sino en la aceptación y defensa de un conjunto de principios democráticos esenciales.

Es de rigor reconocer que este proceso tiene su origen en los Estados Unidos en las luchas por los derechos civiles de la población negra, así como en los propios pronunciamientos del gobierno de ese país a favor de los derechos humanos. Sin embargo, el proceso ha sido fortalecido por el impacto de la tecnología y el Internet, en la interacción de los individuos en estos tiempos de globalización. Vivimos, efectivamente, tiempos nuevos en los que los paradigmas nacionalistas están, cuando menos, seriamente cuestionados.

Al decir todo esto no dejo de reconocer que los nacionalismos y los tribalismos étnicos aún tienen un peso significativo en los modos en que una gran parte de los seres humanos ven la realidad. Los cambios en el modo de pensar de los individuos, ya se ha dicho por otros, son lentos. Tal vez por ello, resulta impresionante el ritmo que esos cambios han tenido en los últimos años en los Estados Unidos.

La respuesta debe hallarse en los rápidos cambios demográficos que hacen de las minorías, particularmente los hispanos, el sector poblacional de mayor crecimiento en la sociedad norteamericana. En ese contexto la gran paradoja política para el conservadurismo, es el debate que ha provocado el resultado electoral de 2008 hacia el interior del Partido Republicano y que propugna reformular sus posiciones en cuanto a las mal llamadas minorías.
Lo cierto es que hay procesos en el desarrollo humano y político que se abren paso, a pesar de las fuerzas que se oponen a sus avances. La superación del nacionalismo, y la discriminación por raza, origen étnico, género o preferencia sexual, aún con todo lo que falta, es uno de ellos.

Para los puertorriqueños, por su parte, estos mensajes y estos procesos plantean retos en cuanto a la manera de analizar la relación de Puerto Rico con los Estados Unidos, más allá del circo de tres pistas, y de los acostumbrados “
folclorismos” convertidos en filosofía de vida y en ideología política. Quién sabe, tal vez no vendría mal un poco de “materialismo histórico”.

Senate confirms Sotomayor for Supreme Court - CNN.com

Senate confirms Sotomayor for Supreme Court - CNN.com




sábado, 1 de agosto de 2009

Sanas Discrepancias (Comentario al Artículo: "Otro agujero al cinturón", publicado en "Desde Aquí" por Reinaldo Escobar)


Desde aquí: Otro agujero al cinturón por Reinaldo Escobar

(A continuación presento una versión ampliada de mis comentarios en la página de Reinaldo sobre su artículo "Otro agujero al cinturón".)

He querido, Reinaldo, dejar este breve espacio del día para hacer mis comentarios a tu excelente artículo. He aprovechado para actualizar el enlace permanente en el Quantum de la Cuneta a tu blog, el cual estaba desmadrado… (Acá en el Quantum deseo, además, añadir algunas observaciones.)

La reseña de Granma que nos presentas nos hace recordar a muchos esas largas y tediosas declaraciones de los partidos comunistas, y otras agrupaciones de la izquierda en América Latina, en los años 70 y 80, con las cuáles se decían muchas cosas y al final no se decía nada, salvo una colección de consignas triunfalistas para mentirse a sí mismo y al pueblo. En el caso de Cuba es más grave, porque, como reconoce Granma, se trata de treinta años (por lo menos) con el mismo discurso insustancial.

Triunfos, medidas que se habrán de tomar, nadie sabe cuáles, salvo los camaradas del aparatik, soluciones salvadoras diseñadas por el propio Comandante en Jefe, todo ello parece una vuelta al pasado. Desafortunadamente en Cuba no lo es. Este es el presente, con todo el peso de los errores garrafales, la represión y las carencias materiales sobre “las masas”, sobre el pueblo cubano.

Añado a lo publicado en mis comentarios en tu página dos elementos que destacas y que no deben ser pasados por alto. La necesidad de medidas "en el frente económico" que reconoce el PCC, no debe llevar a una repetición de las viejas recetas, inspiradas tal vez en los códigos ideológicos de la Nueva Política Económica (la llamada NEP del Estado soviético bajo Lenin), sino en la liberación de las fuerzas productivas, que no tiene otro significado posible que no sea el de dar paso, realmente, a una economía de mercado.

En segundo lugar, si de verdad se desea tener una discusión abierta de las discrepancias, debería comenzarse por no establecer la clasificación de "sanas", lo que nos deja a todos con la interrogante de qué discrepancias no se considerarán "sanas", y si lo uno o lo otro habrá de ser determinado, otra vez, por los funcionarios del Partido.

Ventilar libremente las posiciones y las alternativas frente a los problemas planteados es una responsabilidad que no puede seguir siendo evadida por quienes controlan el poder político en Cuba. Como parte del proceso inevitable, el paternal Caudillo, y sus secretarios de palacio, no pueden, no deben, seguir controlando los procesos de análisis, los pensamientos, en fin, la discusión de las ideas, sean éstas sanas, insanas, pecaminosas, o antipáticas ante los ojos de los señores funcionarios. De ello es lo que se trata el ejercicio democrático. Para ello, el Caudillo y su séquito debe ceder el espacio necesario a la sociedad civil cubana.

Es en momentos como estos que recuerdo aquél estribillo de la canción de Silvio, mil veces rectificado, o si se quiere, aclarado: “…ojalá pase algo que te borre de pronto”. Sabemos que ese algo, no está en las manos sino del pueblo cubano y de las fuerzas en el plano de la realidad internacional, capaces de coagular las condiciones propicias para ese cambio minucioso y necesario; ese cambio que viene, el que vendrá.

En el Box Score: "Raimundo Figueroa y el Misticismo Abstracto"

Raimundo Figueroa y el Misticismo Abstracto

Crítica en el Box Score de los trabajos de Raimundo Figueroa, artista que navega los inciertos espacios del misticismo.

Para que tengan una idea aquí les va una cita del artículo:

Figueroa es uno de los pocos artistas Puertoriqueños que trabajan el concepto del misticismo y lo sublime a través del prisma de la ciencia y la lógica. Otros son Antonio Navia, Fernando Páes y, en una línea figurativa Christopher Rivera y Nathan Budoff. Es muy fácil confundir la abstracción pasada y muerta del ABEX (Expresionismo Abstracto) con el trabajo de Figueroa, ya que este navega peligrosamente lo comercial con lo existencial.
Vale la pena su lectura; de nuevo, en el Box Score, espacio cibernético del crítico Pedro Vélez.