viernes, 31 de julio de 2009

Mordaza Mediática Chavista: ¿Cuántas cadenas?

La propuesta legislación de delitos mediáticos promovida por la fiscalía venezolana demuestra, si aún hubiera quien precisara de evidencias adicionales, que estamos frente a una dictadura, refrendada por la manipulación efectiva del aparato electoral y de los discursos populistas, pero dictadura al fin, en la peor de las tradiciones latinoamericanas.

La propuesta legislación convierte en délito no sólo el expresarse, sino el silencio. Es decir, no sólo se considera delito la divulgación de información que pueda ser desfavorable al régimen, sino que se considerará delito la no publicación de información que el régimen entienda deba ser divulgada.

La vaguedad de la ley propuesta está dada por lo que se conoce en Derecho como la sobre-inclusión de actividades penables. Es decir, son tantos los elementos que pretenden abarcarse en esta legislación, que ello no permite determinar propiamente qué conducta no constituye delito.

Al incluír en la legislación prohibiciones tales como la dirigida a toda comunicación que "atente contra la salud pública de los venezolanos", se busca dejar en manos de los organismos represivos del Estado la definición de lo que pueda constituir "salud pública" y la clasificación de la conducta criminal en general, lo cual constituye otro ejemplo de su vaguedad y carencia de juridicidad. El entramado tiene todos los atributos Orwellianos o los de una pesadilla kafkiana.

La legislación que se pretende imponer en Venezuela sólo es posible en una dictadura, al no proveer el espacio a los ciudadanos para manifestar otra opinión que no sea aquella que favorezca al Estado. Con esta legislación el chavismo continúa el proceso de tomar control de todas las instituciones civiles, tal y como ocurriera con la modificación de los términos de gobierno del presidente. No hay razones para pensar que el chavismo no impondrá esta legislación, así como las restantes medidas en marcha para lograr el control total de los medios de comunicación.

Ante los eventos en Venezuela sólo podemos preguntarnos: ¿cúantos ataques a sus libertades soportará el pueblo venezolano antes de derrotar a este Mussolini de las Américas? ¿Cuántas mordazas, cuántas cadenas?

jueves, 30 de julio de 2009

El gesto brutal del pintor: sobre Francis Bacon publicado en El Boomeran(g)


Interesante enlace en El Boomeran(g) a un ensayo de Milan Kundera sobre la figura del artista Francis Bacon. Lectura obligada...

De "Letras Libres": "Jacinta. Puntos de inflexión"


León Krauze de Letras Libres nos ofrece una historia verídica. No es kafkiana. Sólo es verídica, como Jacinta, como su encarcelamiento absurdo. Ello es suficiente.

Por favor, acceda este enlace para el artículo en Letras Libres: Letras Libres: Blog de la redacción -Detalles de la entrada: Jacinta. Puntos de inflexión

miércoles, 29 de julio de 2009

Sonia Sotomayor: algo más que actitud


Imagino que muchas narraciones son posibles basadas en la nominación y próxima confirmación de Sonia Sotomayor como Juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos. Tal vez se puedan leer en las rápidas cuartillas escritas por algún ágil e intimista periodista, como para recordarnos (realmente para asegurarse de que no se nos olvide) que "esa gente son unos racistas", refiriéndose obviamente a los yanquis.

Pero no hay nada como la realidad. Esa sí que es buena cocinera de sabrosos guisos. Sus procesos y sus cambios no están supeditados a la narración que cada cuál escoga; ocurren, para bien o para mal, aunque uno cierre los ojos para no verlos. La elección de Obama y la confirmación en marcha de Sotomayor constituyen un buen ejemplo de ello.

Ante esa realidad, de la que no hay vías de escape, hay quien quisiera construir una especie de estacionamiento para aparcar las ideas, para que no se muevan, para que permanezcan calientitas y protegidas de las frias influencias de los nuevos tiempos modernos, bajo el resguardo de los maternales y rollizos brazos de la Patria, whatever that means, o en castellano, con indiferencia de lo que se pretenda significar con el término.

Debo decirlo ya de una vez, ante esta realidad hay quienes quisieran que "lo demás" fuera "parking", esta vez uno grande, como una Isla entera, para agrupar allí nostalgias, regodearse en ellas y en los tiempos que fueron, cuando se creía tener un discurso que lo podía explicar todo, o casi todo. Proust se sentiría orgulloso de mirada tan insistente al pasado, aunque no haya manera de recuperar el tiempo perdido. Sólo se recupera el recuerdo.

No debería pretenderse que Sotomayor sea confirmada por el hecho de ser puertorriqueña, o marciana, si se quiere. Lo que hace realmente importante su nominación, y próxima confirmación, es que se produzca a pesar de su condición de mujer proveniente de minorías. El que será confirmada, precisamente, por sus credenciales profesionales, sin que su género, su origen social o étnico, sean un obstáculo infranqueable. El que se haya producido este salto cualitativo en un país donde aún existe un gran conservadurismo que se enfrenta, a su vez, con las contradicciones y los retos que el nuevo escenario socio-político (léase "aumento de la población hispana") le plantea.

Lo importante es el proceso de cambio que subyace en esta nominación. El proceso mediante el cuál se reconoce y promueve al ciudadano, no por el color de su piel o su etnia de origen, sino por sus capacidades y por su lealtad a los principios contenidos en la Constitución del país. El ejemplo de Sotomayor no debería ser motivo de cuartillas nostálgicas sobre el racismo sufrido (que nadie niega o subestima), sino de reflexión sobre medidas que contribuyan a la continuación de estos procesos de cambios; y en todo caso, de celebración de los logros alcanzados, en el marco de una nueva realidad, que apunta a un reconocimiento contundente de los derechos ciudadanos y las facultades de los puertorriqueños, no importa cuán fuertes sean sus vínculos con su barrio de origen o con las tradiciones y cultura de sus ancestros.

Una realidad que es muy distinta a la que existía en los Estados Unidos hace cuarenta o cincuenta años atrás. Porque, después de todo, y afortunadamente, "todo cambia"... Hasta las actitudes.

domingo, 19 de julio de 2009

"Por una Utopía Más Humana"; Extracto de Entrevista a Eduardo Carrasco, Fundador de Quilapayún


Para quien no lo conozca, Eduardo Carrasco fue uno de los fundadores del querido grupo chileno Quilapayún, ese grupo esencial para quienes vivimos la década del setenta ("setentosos", para referencia inmediata de los más jóvenes), y para algunos imitadores posteriores de nuestros peores errores. Sus palabras, en una entrevista a la altura de 1999, no han perdido vigencia hoy, a propósito de cierto izquierdismo enfermizo y adolescente, cuyas posturas, inspiradas por Manis más que por el propio Marx, tienden a favorecer dictaduras, caudillos, líderes fundamentalistas, politicos de segunda, y patéticos aspirantes a mártires, siempre que enarbolen la bandera nacionalista, antiyanqui y populista en sus distintas variantes.

Lo que incluyo a continuación es un extracto de la entrevista titulada Eduardo Carrasco: Por una utopía más humana, publicada en el Portal de Música Lationamericana (de donde el Quantum toma prestada la foto que acompaña este post) extractada, a su vez, del libro de Pancani, Dino y Canales, Reiner: Los Necios. Conversaciones con cantautores hispoanoamericanos, LOM Ediciones, diciembre de 1999.

"Hemos pasado a un tiempo que es más realista, más sencillo, menos grandilocuente, menos vociferante, de sentimientos más simples, pero más profundos y verdaderos, los que justamente no necesitan culpabilizar a nadie. Uno comprende que el alma en la medida que uno avanza, se hace más profunda y más grande y abarca más cosas; no es que uno se reconcilie con la traición o con la injusticia o con la violencia, pero al mismo tiempo uno se da cuenta que no hay mundo sin violencia, que nunca ha habido y que nunca habrá. Pienso que hay algo de ilusorio y de utópico pensar en que se va a acabar la violencia, que nosotros vamos a terminar con ella, me parece absurdo, es una soberbia, no vamos a terminar ni con la injusticia ni con la miseria ni con la violencia ni ninguna de esas cosas que pensamos que podíamos acabar; tenemos que tener una mirada más reconciliada con la vida tal como es, o sea, que hay una parte de luz y una parte de sombra y más bien tenemos que arrastrar la parte de sombra con nosotros. No podemos decir mañana habrá solo luz, como dijimos en algún momento, sino que mañana va a haber quizás la misma luz y la misma sombra y no hay ninguna luz que acabe con la sombra, no existe eso, no hay ninguna verdad que acabe con el error, hasta las ideologías más maravillosas, como el cristianismo, se transformaron en violencia, guerras, cruzadas en contra de los turcos, inquisición, tortura, quema de brujas, o sea en las cosas más horrorosas que puede cometer el hombre. Yo diría: díganme sus ideales y yo les diré los crímenes cometidos en su nombre porque es así la cosa, no es de otra manera. La utopía y toda esta cosa más radical hay que moderarla y ponerse en una actitud más sabia.

¿No le parece un tanto desesperanzadora su respuesta para quien está en las sombras?

E.C.: No, lo que pasa es que juzgan lo positivo y lo negativo desde una posición que se ubica ya en la perspectiva de que la luz absoluta es posible y yo digo que no, y decir que la luz va con la sombra no significa que tú bajas los brazos, que te desentiendes, que te desmovilizas, sino que asumes tu rol de ser humano... ¡basta de soberbia!, terminemos con esta especie de elección del espíritu en la cual parece que uno fuera el desvirginador de todas las vírgenes. No es cierto eso, a cada uno le corresponde su cuota de luz en un mundo muy oscuro; iluminen con esa luz que tienen y déjense de cuentos, de historias falsas, simplemente asuman la luz que sale de sus corazones y de sus espíritus. Lo que hay que hacer es moderar el sueño, hacerlo un sueño humano y eso sí que es profundo y verdadero."
Como proclamó Quilapayún muchas veces..."Cambia, todo cambia". Aunque siempre habrá quien no se percate del rumbo de las cosas, mientras la Historia pasa a su lado, dejándole atrás en el camino, íngrimo, con su valija de dogmas polvorientos e inservibles. 

sábado, 18 de julio de 2009

"Todo Cambia", de Julio Numhauser: el vídeo; una reflexión post-siglo 20



La canción en este vídeo es ya un lugar común cuando de hablar de utopías se trata, o cuando menos, de finales de dictaduras o regímenes represivos. Que duda cabe, para muchos, sobre todo en el espectro viviente de las viejas izquierdas y sus imitadores de este siglo, esta hermosa canción es un himno. Puede ser que ya se sepa, pero por las dudas, digamos que el tema es de Julio Numhauser, músico y antropólogo chileno, que se radicó en Suecia para los años '80. A Numhauser se le reconoce como uno de los fundadores de Quilapayún. Como se sabe, la canción fue popularizada por la tucumana Mercedes Sosa.

Lo curioso de todo esto, y de las filiaciones que suelen producirse tras una canción y sus posibles lecturas, es que probablemente la de Numhauser hubiese sido señalada como revisionista por el estalinismo. Se dice que "pese a las presiones", mientras era director de IRT, una disquera recién estatizada por el gobierno de la Unidad Popular, "Numhauser incita y da cabida a todo lo que suene a rock, mientras los sectores ortodoxos de izquierda aprietan los dientes y se golpean el pecho con el manifiesto comunista". (Crónicas Musicales del Tiempo Medio...) Todo cambia...

Curiosamente, su canción podría ser cantada en estos días con la misma convicción y esperanza, por cubanos, venezolanos, iraníes, e incluso por los puertorriqueños, todos en contextos distintos, pero todos con necesidades urgentes de "cambio" en sus respectivas sociedades. Que todo cambia podría ser proclamado (y reclamado, que ello es parte del juego lírico de la canción) por la comunidad homosexual, por las mujeres en el mundo islámico, por las fuerzas que se oponen al nacionalismo etarra, o tal vez por los inmigrantes en todos los lugares del planeta.


Pienso que uno revisa sus convicciones —debe hacerlo, de hecho—, con las enseñanzas del cambio, con la comprensión de su inevitable devenir. El proceso de revisión no debería ser objeto de flagelaciones corporales para castigar los insanos pensamientos que contradicen las creencias previas. No debería ser visto, como una suerte de sacrilegio, como ocurre, sobre todo, si las posiciones revisadas se inspiraron alguna vez en discursos o propuestas que han perdido su vigencia, o que en sí mismas requieren unos giros esenciales en sus postulados tradicionales. Los "ismos" tienen una veta inconfundible de intolerancia y de dogma cerrado. Frente a ello, baste decir... Todo cambia...

El cambio, precisamente como proclama Numhauser, ocurre en todas las direcciones y lugares, ocurre en todos los polos del pensamiento de los seres humanos, en toda dimensión de la vida. Para beneficio de la humanidad, unos modelos políticos y económicos se comprueban más eficientes que otros, aunque humanamente imperfectos. Si algo es ajeno a la juventud y el pensamiento libre es negarse a si mismo la realidad objetiva del cambio, y enclaustrarse, como célibes monjes, en las ideologías y creencias que los viejos sacerdotes nos enseñaron, no sólo a creer, sino a ni siquiera cuestionar.

Mucha es la voluntad y el ingenio, mayor el reto, que implica y requiere des-asumirse y re-asumirse, cuestionarse sus parámetros mentales
vintage, sus paradigmas antique, que suenan bien y tal vez ayudan a mantener cierta identidad en los sectores que temen, precisamente, al cambio. Pero el fenómeno existe... Todo cambia...

Por qué negarlo. Ha existido por largo tiempo, particularmente en este Caribe compartido, una masa que no quiere, no se atreve, a tomar decisiones, ya sea porque piensa que es mejor su estado actual a cualquiera otro, y que ello es preferible a abrirse a nuevas experiencias y formas de vida. El cambio y el cuestionamiento de los viejos esquemas de pensamiento, ha sido visto por mucho tiempo, y no por pocos, como un atrevimiento contra el orden divino de lo establecido: llámese Fidel, Revolución, Estado Libre Asociado, paternales caudillos à là Chávez, o simplemente "intereses creados", vaya usted a saber...

Entonces, llegó en noviembre pasado Obama, el primer Presidente negro de los Estados Unidos. Un evento visto como improbable, sino imposible, sólo unos meses antes. Desde entonces recuerdo todas las mañanas la letra de la canción
de Julio Numhauser.

martes, 14 de julio de 2009

Comentario a El auditorio imbécil: Que tiene VanVan que sigue ahí


El auditorio imbécil: Que tiene VanVan que sigue ahí, por El Ciro
(Comentario)

Cuando leí los comentarios del tal Van Van, o como se llame, en Octavo Cerco, blog de Claudia Cadelo De Nevi, sólo vino a mi mente que estos nuevos fascistas utilizan la injuria y el insulto vulgar y machista, decididamente vulgar y machista, porque no les queda nada más en el repertorio de su moribunda ideología... Hoy disfruto de los comentarios del Ciro en respuesta a este revolucionario cabal, hombre entregado a la defensa de los privilegios de los funcionarios del Partido, que responde, dice él, al nombre cavérnicola de Van Van... Adelante Ciro!!! Que siga la sátira y la denuncia de las hipocrecías de la llamada moralidad revolucionaria, esa que supone que el "auditorio" es "imbécil"!!!

lunes, 13 de julio de 2009

Comentario a Sin Evasión: Torceduras de “izquierda” por Miriam Celaya


Sin Evasión: Torceduras de “izquierda”(Comentario)

Artículo de Miriam Celaya autora del blog Sin Evasión sobre la situación de Honduras,,., una de sus citas me hace recordar a los oligarcas y colonialistas en Puerto Rico que con la "unción" de la izquierda portorricencis se visten de liberales populistas y nacionalistas... Vale la pena su lectura... (Buena manera de alimentar el intelecto para superar ciertos maniqueismos en boga.)

miércoles, 8 de julio de 2009

Puerto Rico: El Mito de la “Lucha Cultural” Frente a los Yanquis y otras Viles Depravaciones


El reciente debate que he sostenido en Facebook con el artista puertorriqueño Elizam Escobar, como producto de su reacción a un artículo publicado recientemente en el Box Score, me ha permitido organizar unas ideas preliminares en torno a algunos mitos de la lucha cultural y artística en Puerto Rico contra el “imperialismo yanqui”.

A su vez, el diálogo con Escobar me ha permitido organizar algunas observaciones sobre la hipocresía institucional, los juegos de acomodo, y la censura violenta contra quienes denuncian la podredumbre existente en ese ámbito, y no se doblegan ante los esquemas y conceptos artísticos de quienes controlan la actividad artística y cultural en Puerto Rico.

Tras las banderas del nacionalismo cultural, y la presunta defensa y promoción de “las artes y la cultura puertorriqueña”, se esconde un cuadro de fraudes, componendas, y censuras, unas solapadas y otras violentas, para preservar oscuros intereses económicos, así como exquisitos entramados políticos, para mantener el status quo en la Isla, es decir, su condición colonial, cuyo análisis escapa a los objetivos de este artículo. Ante ello, las llamadas “izquierdas”, callan; mientras la intelectualidad se arrima a la sombra de los pretendidos mecenas y esconde su cabeza en el lodo.

El problema de fondo es el “de la mirada puesta en el pasado, en un ritual de nostalgia continua, que supone que todo tiempo anterior fue mejor, idealizadamente mejor. De ahí se parte para el ataque a ultranza de toda iniciativa modernizadora o que pueda representar, por su propia dinámica, un cuestionamiento de los principios idealizados del pasado, convertidos en utopía ideológica del presente”. [Vea Quantum de la Cuneta, Avestruces, del 7 de Julio de 2009, además Mariano Grondona (Las condiciones culturales del desarrollo económico) según citado en el Blog de la Redacción de Letras Libres.]

La lucha contra el anexionismo

El discurso de la gesta cultural boricua destaca la lucha de las instituciones dedicadas al arte y la cultura contra las fuerzas del Partido Nuevo Progresista (el cuál propulsa completar la unión de Puerto Rico a los Estados Unidos) y los operativos imperialistas diseñados para “acallarlas”. Además, se enfrentan en lucha sin cuartel contra los funcionarios de diferentes administraciones de gobierno que no comprenden el esfuerzo seminal de estas instituciones.

Lo segundo es cierto. En parte. Lo es únicamente en parte porque el problema central de todas las entidades e instituciones culturales es el de depender de la asistencia gubernamental para sus operaciones. Cuando surgen situaciones de crisis económica, como la presente en la Isla, es de esperar, tal y como ha ocurrido en otros lugares del planeta, que se produzcan recortes a los fondos de gobierno destinados a estas instituciones. Si la institución no cuenta con otras fuentes de financiamiento hasta ahí llega.

Tal es el caso de la Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico, la cuál protagonizó hace unos meses unas actividades de protesta debido a los recortes a los fondos destinados por el gobierno a su presupuesto. Se argumentó entonces, por algunos componentes de la EAP, que estaban en lucha contra “una ofensiva anexionista de ocupación de las instituciones de la puertorriqueñidad”.

Precisamente, los planteamientos que por años han levantado tanto el Box Score, como personas destacadas del ámbito cultural, es que la EAP no ha desarrollado estrategias alternas para no tener que depender de los vaivenes presupuestarios de los gobiernos. En ese sentido, las marchas y protestas, lucen irrazonables cuando no se han llevado a cabo esfuerzos previos en anticipación a la situación de crisis. Mucho más cuando se las pretende “contextualizar” en una lucha antiimperialista que nada tiene que ver con el problema planteado en torno a las finanzas institucionales.

La gran lucha a la que estas instituciones deberían estar dedicadas es a la de vencer su propia incompetencia. Las instituciones están llamadas a cumplir con su misión según le es requerido por sus propios estatutos constitutivos. Están llamadas a luchar contra su falta de pertinencia en el país. Máxime cuando se pretende limitar el arte a las vacas sagradas de la cultura “nacional”: jíbaros, flamboyanes, bohíos y plátanos.

Los enemigos externos, a los que algunos aluden, no son sino la excusa usual que venimos escuchando desde el siglo pasado para no exponer, ni exponerse, a nuevas corrientes y no desarrollar proyectos de real impacto y envergadura.

El Arte y la Cultura financiadas… por el Yanqui

Esta observación suena a delirio después de ejercicios eróticos en la cama… Pero no lo es, aunque si lo sea el discurso que señala que hay un plan macabro Imperialista y Anexionista para destruir el arte y la cultura en Puerto Rico.

No hay que señalar ni enumerar las fundaciones norteamericanas que asignan miles de dólares a propuestas presentadas para el desarrollo de las artes y la cultura en la Isla. El sistema educativo en la Isla recibe cuantiosas sumas de dinero en aportaciones federales.

En el caso específico de la Escuela de Artes Plásticas, tras unas dos semanas de los anuncios de los recortes del gobierno, se produjo una asignación de dineros por el gobierno de la Isla, a consecuencia de la distribución de fondos para la educación como parte del programa federal de estímulo a la economía.

Evidentemente no estamos frente a un operativo para “acallar” a nadie, como sugiere uno de los profesores de la Escuela. No creo que el Consejo de Seguridad o el Presidente Barack Obama hayan dedicado un sólo segundo a evaluar el peligro que representaba la EAP, mucho menos sus profesores, para la seguridad nacional de los EU. Me imagino que no está planteado el que los estudiantes y profesores rechacen esos fondos, con los que se cubre, al menos, un año académico de salarios, entre otros renglones, por su origen "imperialista".

Las claques de la cultura y la cultura de las claques

Hablemos de lo que hemos querido llamar en Puerto Rico la cultureta. Con ello nos referimos a una claque de la rancia oligarquía criolla. Entre otras cosas se distingue por la organización de actividades sociales con motivos artísticos a las que nombran con términos que sugieren la celebración de un gran evento, en ocasiones de relieve internacional.

Algunos artistas de renombre en la Isla—entre ellos un famosísimo “Maestro”, homenajeado recientemente por una de las dictaduras de la región— sirven de atracción de feria en estos happenings. Cada corte tiene sus bufones predilectos.

Se trata de una amalgama de corruptos de calañas diversas, que se nutre de los esfuerzos de los artistas y se presenta ante la sociedad isleña y en el exterior, como defensores, mecenas y promotores del “arte y la cultura puertorriqueña”.

Desafortunadamente algunos destacados “maestros” son parte de todo ese esquema de corrupción y engaño al país. Nunca falta un insider en los esquemas de corrupción.

En su visión del arte imponen al país criterios sencillos. Todo lo que sea producido por sus protegidos, a quienes amarran con contratos de representación, es buen arte. Luego vienen las premiaciones a sus protegidos en los museos de cuyas juntas de directores forman parte estos dedicados y desinteresados amantes de la cultura. (N. del E.: Por favor, controle las náuseas.)



















Pero la situación es peor. Las estructuras institucionales son utilizadas como mecanismos para sostener privilegios sociales de sus síndicos y directores, así como para el desarrollo de operativos de lavado de dinero, al menos para fines contributivos.

Pero espere, siga leyendo, que es peor, mucho peor.

El poder de la claque: la cultureta no perdona

El Box Score, ha sido consistente en la denuncia de los conflictos de intereses y éticos en el seno de las entidades e instituciones involucradas en el quehacer artísitico. En otras palabras, ha llamado la atención a los actos de corrupción de la cultureta. La existencia de esos conflictos es real, aunque se niegue, como se niega en Puerto Rico la existencia del racismo, para proyectar una imagen de pureza de lo "nacional".

No ha estado solo el
Box Score en esa denuncia, ni ha sido el primero. Pero ha sido uno de los más atacados en tiempos recientes. Tanto a su autor, como a otras personas a quienes no me ha sido autorizado mencionar, la denuncia y firmeza frente a esos conflictos les ha representado el tener que salir del país y la dificultad, y hasta imposibilidad de obtener medios de subsistencia. Las amenazas contra la vida propia y contra sus familias ha sido parte de la respuesta violenta de los dones de la cultureta. El ostracismo, la famosa bola negra, es el otro mecanismo de censura.

Paradójicamente, una de estas personas que ha sido aislada por los dones de la cultura tiene un largo expediente de sacrificados esfuerzos y entrega a promover la obra de artistas que, sin embargo, protegen a la clac de la cultura.

Todo esto no es nuevo. En los años ’80, el crítico Ernesto Ruiz de la Mata fue lanzado por unas escaleras por no prestarse a las maquinaciones de la cultureta. Quienes controlan el mundo artístico boricua no perdonan que se les confronte.

La Imaginación al Poder… y con esto concluyo

Es patético el que se hable de la cultura puertorriqueña, de sus luchas, o de la promoción del Arte en Puerto Rico, cuando la realidad es que estamos ante un entramado de corrupción, liderado casi literalmente por facinerosos. Negar la existencia del problema, porque al reconocerlo se mancilla la imagen de la “cultura nacional”, es una complicidad homicida.

Necesario es señalar que Puerto Rico se ha convertido en los últimos años en un lugar en el que la subsistencia, el empleo, o la disponibilidad de espacios en la discusión pública, está supeditada a la pertinencia o aprobación de algún clan familiar poderoso, o a la vinculación a la alta dirigencia de alguno de los partidos políticos.


















El fenómeno no se limita a la escena del Arte y la actividad cultural. Se trata de una enfermedad que abarca todos los ámbitos, y ante la cuál se ha impuesto la ley del silencio, así como las amenazas del ostracismo y el desempleo.

Es por ello lastimosa la falta de honestidad intelectual y la ausencia de una denuncia frontal y amplia de una problemática que afecta, antes que a nadie, a los propios artistas.

Se requiere Imaginación para comprender las alternativas que la nueva realidad global coloca frente a nosotros. Como le dije a alguien hace poco como parte de esta discusión, no parto de conceptos predeterminados sobre la Imaginación. No soy estalinista. Sin embargo, se que existe, y que quienes la han utilizado han provocado cambios y nuevos paradigmas, en muchos casos para beneficio de la Humanidad. Es hora de hacer uso de ella en un Puerto Rico que parecería querer hundirse para siempre en el ningunismo que alguna vez un personaje, letrado e infeliz, le vendió con banderas, con plátanos y con jibaritos.

Finalmente una sola pregunta puede ayudarnos a todos en el inicio de estos nuevos caminos. Tú, con quien estás, ¿con la corrupción del mundillo de la cultureta o con el Arte, el buen Arte venga de donde venga? Pregunta que debería poder ser contestada sin miedos al cambio, y sobre todo, a las nuevas formas de ver el mundo y sus desarrollos en estos tiempos globales.

lunes, 6 de julio de 2009

Avestruces


La siguiente cita es del Artículo La Gripe Populista de la Argentina, aparecido en la sección Blog de la Redacción de Letras Libres. Se refiere a la problemática argentina, y latinoamericana en general; a la manera en que se enfrentan los problemas del desarrollo desde la óptica populista.
La compartimos y comentamos en el Quantum.

"Pero quizá el problema, como dice Mariano Grondona (Las condiciones culturales del desarrollo económico), esté en los argentinos. Igual que en los bolivianos, los ecuatorianos, los peruanos... El defecto de nuestros pueblos es su inclinación histórica a esconderse de los problemas reales (y sus reales soluciones) tras la muralla de las utopías sociales. Pretendemos, todo el tiempo, marchar hacia el perfecto futuro, que simultáneamente sea el reflejo, actualizado, de un pasado que se supone impecable. En lugar de representantes eficientes, entonces, lo que la mayoría de los latinoamericanos elige son profetas y transformadores sociales. Como los Kirchner. Y el resultado entonces está allí: un ‘proceso de cambio nunca visto’ (aunque en realidad casi nunca se haya visto otra cosa) a la par de la mayor cantidad de contagios de influenza humana de Sudamérica. Una ‘transformación genuina’ que termina beneficiando a los empresarios vinculados al gobierno."


Propongo esta cita del Blog de la Redacción porque resume de manera brillante la actitud del populismo, frente a los problemas que enfrenta la región. Justo es decir que el diagnóstico lo había anticipado, entre otros, el propio Regis Debray, aunque por razones muy distintas, al analizar la guerrilla del Ché en Bolivia. Debray señalaba que el mesianismo y la búsqueda de la figura del héroe eran rasgos de la cultura política en América Latina, que le impedían a los movimientos "revolucionarios" entender la necesidad de la organización de las masas.

La figura del caudillo de la patria, persigue a las derechas e izquierdas tradicionales de América Latina. El análisis riguroso de la realidad y de los mecanismos para promover el desarrollo se evade. Las cabezas se esconden en la tierra.

La cita apunta a lo que me parece es un problema esencial: la mirada puesta en el pasado, en un ritual de nostalgia contínua, que supone que todo tiempo anterior fue mejor, idealizadamente mejor. De ahí se parte para el ataque a ultranza de toda iniciativa modernizadora o que pueda representar, por su propia dinámica, un cuestionamiento de los principios idealizados del pasado, convertidos en utopía ideológica del presente.

Quizá por ello Honduras se manifiesta patéticamente como un ejercicio entre la incompetencia, por un lado, y las burdas jugarretas de Manuel Zelaya para asegurarse la perpetuidad en el poder, por el otro.
(Vea Moisés Naím, Idiotas contra Hipócritas, en El País.) Quizá por ello, el ataque al "imperialismo yanqui" por el club Chávez ante los eventos de Honduras, a pesar de que el Presidente Obama ha hecho clara la postura estadounidense de rechazo
al golpe militar en ese país. Por ello, la búsqueda por el populismo latinoamericano de un enemigo que no existe para justificar las aventuras de un puñado de dictadores y aspirantes a caudillos, que forman parte de lo más rancio y trasnochado de la cultura política en el mundo.

Ante ello, la intelectualidad latinoamericana y caribeña no debería actuar como el avestruz. Después de todo, como se sabe, el pajarraco esconde su cabeza en la tierra, mientras deja su trasero al descubierto. El presente urge un poco más de dignidad.

domingo, 5 de julio de 2009

Enlace a "Humano, demasiado humano", publicado en el Vagabundeo resplandeciente


Humano, demasiado humano (Publicado en el Vagabundeo resplandeciente)

(Foto para el Quantum de la Cuneta por Yrsa)

De divulgar se trata también el Quantum de la Cuneta. Esa la he asumido, no sólo como una tarea solidaria, sino por mi interés de divulgar lo que se está haciendo en otros lugares del vecindario y que la ola siga su marcha. (Aunque no faltará quien me reclame que "desde Puerto Rico" lo que hay que divulgar es lo nativo-isleño-boricua).

En esta ocasión deseo ofrecer a los amigos del Quantum un enlace a una breve narración publicada en el Vagabundeo resplandeciente, uno de los lugares que se recomiendan en la sección de Frontera 955 de este blog. No adelanto nada sobre su contenido para no dañarle a nadie su lectura; que cada cuál vea lo que se le antoje desde su perspectiva particular.

Sin embargo, no puedo hacer mutis por completo.Debo admitir que Humano, demasiado Humano, no deja de hacerme recordar a cierto minotauro famoso. Sin embargo, la reflexión que más me interesa del relato es la que apunta a la relación entre lo que llamamos grotesco y lo que llamamos humano. A esa relación simbiótica entre lo terrible y el hecho concreto de ser humano.

Admito que llego a ese punto, en mi reflexión particular, posiblemente por estar muy influenciado por los sucesos recientes en Irán. Admito que, tal vez, me persigue cierto pesimismo frente a esas virtudes "humanas" que permiten la vigencia, en pleno siglo 21, de las peores taras ideológicas decimonónicas y la manipulación de las masas por elites autoproclamadas como vanguardias.

Una última confesión. Sospecho que Humano, demasiado humano es una invitación a esas reflexiones, a las que ya es un lugar común llamar exorcismos. Sea una cosa o la otra. Estén demonios o minutauros de por medio, vale la pena ese click al enlace del Vagabundeo resplandeciente... Quedan invitados a su lectura.

jueves, 2 de julio de 2009

“Revisiting” La Nominación de Sotomayor por Obama: El Nuevo “Ser Ciudadano”


En este artículo reviso una columna anterior en este blog sobre este asunto. Sin embargo, reitero que los mensajes enviados por el Presidente Obama no sólo abundan, sino que tienen un significado especial para las minorías en Estados Unidos y particularmente para los puertorriqueños. Es hora de escuchar… Y reflexionar.


La nominación de Sonia Sotomayor no fue un mero gesto simbólico con el objetivo de preservar las simpatías entre los sectores que contribuyeron sustancialmente a la victoria de Barack, es decir los hispanos, los negros y las mujeres. Como indiqué la vez anterior, las credenciales profesionales de Sotomayor sostienen su nominación al más alto foro judicial de los Estados Unidos.

Por otro lado, el respaldo del electorado hispano a la victoria del Presidente Obama, como ya todos saben y reconocen, fue esencial para su arrolladora victoria. En ese contexto, inevitablemente la nominación de la Juez Sotomayor envía diferentes mensajes.

Anteriormente he indicado que mediante esta nominación:

  • El Presidente reitera el compromiso de dar voz en Washington a los sectores que ordinariamente no han sido escuchados.
  • El Presidente reitera su compromiso con promover una interpretación liberal de la Constitución de los Estados Unidos.
  • Promueve el reconocimiento de los méritos y talentos de los individuos, por encima de su color de piel, su género o su origen nacional.

A todo lo anterior se une lo que me parece es el mensaje más importante, y que está subyacente en ésta, y otras nominaciones, que ha sometido el Presidente. La clase política estadounidense ha iniciado el proceso de aceptar el principio de que el elemento unificador del país es el respaldo a los valores y derechos democráticos consignados en la Constitución. Como producto de ese proceso se va configurando con mayor fortaleza una nueva visión del “ser ciudadano” en los Estados Unidos.

(No son de extrañar, por ello, las admisiones apesadumbradas de algunos comentaristas en la Isla que se baten entre en el “materialismo histórico” y un nacionalismo decimonónico: es verdad, nos dicen, la Constitución de Estados Unidos, el concepto de ciudadano americano, es “flexible”; “el doctor” —refiriéndose al ex-gobernador estadoista Pedro J. Rosselló— tiene razón.”)

Señalé en mi artículo anterior, y lo reitero ahora, que “las diferencias entre griegos, italianos, negros, judíos, hispanos, y blancos anglosajones protestantes, van pasando a un segundo plano a la hora de seleccionar a las mujeres y hombres que mejor puedan aportar a las instituciones de gobierno”. Y a renglón seguido: “se trata esta de una aportación fundamental a la política y a la cultura política no sólo de los propios Estados Unidos, sino del mundo entero, y particularmente de Europa”.


No debe, no puede, ser pasado por alto lo que significa para el mundo y para el propio Estados Unidos la elección de un negro, nacido en Hawai, hijo de inmigrante africano y de una oriunda norteamericana, a la Presidencia de los Estados Unidos. Ese evento plantea una nueva vertiente en la discusión del rol de las nacionalidades, particularmente en las antiguas metrópolis coloniales.

Si bien en el campo económico se discute un retorno del proteccionismo —vea el artículo de José J. Villamil titulado "Después de la Crisis", El Vocero, 25 de mayo de 2009, página 38—, hacia el interior de las sociedades y los estados nacionales, adquiere relevancia el rechazo a la exclusión y al odio racial o basado en el origen étnico-nacional de las personas. El ser ciudadano de uno u otro Estado, adquiere nuevos significados y retos que no están definidos a base del sentimiento nacionalista, sino en la aceptación y defensa de un conjunto de principios democráticos esenciales.

Es de rigor reconocer que este proceso tiene su origen en los Estados Unidos en las luchas por los derechos civiles de la población negra, así como en los propios pronunciamientos del gobierno de ese país a favor de los derechos humanos. Sin embargo, el proceso ha sido fortalecido por el impacto de la tecnología y el Internet, en la interacción de los individuos en estos tiempos de globalización. Vivimos, efectivamente, tiempos nuevos en los que los paradigmas nacionalistas están, cuando menos, seriamente cuestionados.

Al decir todo esto no dejo de reconocer que los nacionalismos y los tribalismos étnicos aún tienen un peso significativo en los modos en que una gran parte de los seres humanos ven la realidad. Los cambios en el modo de pensar de los individuos, ya se ha dicho por otros, son lentos. Tal vez por ello, resulta impresionante el ritmo que esos cambios han tenido en los últimos años en los Estados Unidos.

La respuesta debe hallarse en los rápidos cambios demográficos que hacen de las minorías, particularmente los hispanos, el sector poblacional de mayor crecimiento en la sociedad norteamericana. En ese contexto la gran paradoja política para el conservadurismo, es el debate que ha provocado el resultado electoral de 2008 hacia el interior del Partido Republicano y que propugna reformular sus posiciones en cuanto a las mal llamadas minorías.

Lo cierto es que hay procesos en el desarrollo humano y político que se abren paso, a pesar de las fuerzas que se oponen a sus avances. La superación del nacionalismo, y la discriminación por raza, origen étnico, género o preferencia sexual, aún con todo lo que falta, es uno de ellos.

Para los puertorriqueños, por su parte, estos mensajes y estos procesos plantean retos en cuanto a la manera de analizar la relación de Puerto Rico con los Estados Unidos, más allá del circo de tres pistas, y de los acostumbrados “folclorismos” convertidos en filosofía de vida y en ideología política. Quién sabe, tal vez no vendría mal un poco de “materialismo histórico”.

Ciro, a petición popular (por quien merece un troll)

No hay remedio... el hombre que destronó a Silvio Rodríguez ha ido poco a poco cautivando con su lirismo a todo la audiencia. A petición popular publico, esta vez en el Quantum, este enlace a este vídeo en el que propone una profunda lectura a "Por Quien Merece Amor". Además, y a petición popular, incluímos aquí el enlace a su pos-revolucionario blog: El Auditorio...
Que lo disfruten...