domingo, 31 de mayo de 2009

Masacres

Acostumbrados, como estamos, a atacarlo todo sin evidencias ni reflexiones, nos resulta más cómodo imputar intenciones y actos al Otro, conocido o desconocido. Los adjetivos son simples. Los juicios son duros, abiertos, a boca de jarro, a quemarropa. En la narración del presente, en la discusión de la realidad más inmediata y de los problemas concretos que aquejan a la sociedad de Puerto Rico, demasiadas veces la reacción desinformada prevalece sobre el análisis sosegado.

La opinión personal, la postura ideológica particular, o peor aún, el partidismo, se antepone al interés general y a la visión de los problemas con mira amplia. Como diría una profesora universitaria a quien conocí hace poco, se “plancha” la discusión… Y el razonamiento.

Alego que estamos “acostumbrados” a esta manera de razonar. Me refiero a la adopción de posiciones basadas en ciertos criterios predeterminados, algunos asumidos como correctos "desde el descubrimiento", y no a base de aquello que favorezca el bien común; en lo subjetivo acomodaticio (“la sardina a mi brasa”), y no en lo objetivo necesario, aunque nos duela. De hecho, porque duele es que se la rechaza a la objetividad.

Debo decir que, al menos según lo percibo, en Puerto Rico se trata de posturas refritas desde la década del cuarenta del siglo pasado, algunas cargadas de un paternalismo condescendiente y extremo. Identifico, además, aquellas posturas, que de un lado y de otro, se armaron con los argumentos montados a fines de la
Guerra Fría, y de sus respectivas intolerancias. Es un marco ideológico embalsamado con los recuerdos de un pasado sin héroes.

Se podrá apreciar en algún cafetín en Sabana Grande, ante la mirada paternal de Muñoz y la pose de galán de Kennedy; en las reuniones sociales en Santa María, abundantes de scotch, de los otrora industriales de Moscoso y sus herederos, también postreros; o en las sesiones de nostalgia y guitarras de los antiguos militantes socialistas en algún café en el Viejo San Juan. Todo ello, mito y leyenda.

Son las vacas sagradas de un pasado que fue, mientras el globo se aplana, se interconecta y sobrecalienta. Lo terrible es descubrir que estas visiones anquilosadas encuentran eco, en pleno siglo nuevo, en personas mucho más jóvenes que pululan la política partidista, la academia, los medios de prensa, el arte, los grupos de presión, el
corporate world boricua y sus firmas de abogados. Lo terrible es ver que esas son las bases sobre las que se monta el rechazo a todo cambio y a todo esfuerzo social dirigido a sacar del estancamiento a la "Isla ardiente" de Palés.

He hablado en otro lugar de
Cerberus, ese adorable puppy de tres cabezas, que sirve de guardián de todo lo establecido (el llamado status quo) en Puerto Rico: el arte insulso; una visión de la cultura limitada a lo folclórico; el espacio público de los revolucionarios sin proyecto después de Berlín 1989; una oligarquía sin partidos, pero obesa de poder político y social; y sobre todo, la colonia con su veta amarga de nacionalismo conformista e indolente. (Vea Cerberus... ese perro guardián, en este blog.)

Hago la referencia aquí, porque esa estructura de censura a tres pistas está íntimamente relacionada con los esquemas de razonamiento que trato de vomitar en este post. Cada sector ha creado sus premisas inalterables, sus dogmas. Son los dogmas que traen consigo aquello de “dispara y después preguntas”, “riégala (la mentira) que algo queda”, el rechazo a todo aquello que no suene favorable a los intereses más egoístas, sean estos personales o de clase, y por supuesto, la distorsión de la realidad.

Es la aplicación dogmática de criterios —que pudieron, tal vez, ser aplicables a determinados problemas en el pasado— a todo lo nuevo con lo que nos enfrentamos. Es una renuncia, en fin, a sorprendernos ante la vida, a observar la particularidad, la esencia nueva de cada fenómeno, a ver la realidad en su amplia complejidad, atrincherados en nuestros viejos dogmas particulares.

En ese proceso son masacrados los mecanismos que nos podrían ayudar a todos a caminar un poco en dirección contraria al subdesarrollo. En ese proceso son masacrados el juicio pensado, la voluntad democrática, el reconocimiento de la diversidad. (Desde luego, no faltará quien reaccione y diga, “pero que si, que de eso es lo que se trata, de acabar con esos valores burgueses de la ilustración y la modernidad”.) Mientras tanto, los extremismos de todo tipo sobreviven a costa del bien común. La realidad, por otro lado, sigue su propia marcha, a pesar de todos los dogmáticos y los dogmatismos.

Tal vez por eso me angustia escuchar (o leer, que para los efectos es lo mismo en este mundo cibernético) esos juicios a quemarropa, esas manifestaciones de dogmatismo irreflexivo, incluso por parte de personas a quienes admiro y respeto intelectualmente. Tal vez es por eso que a mi, un
hematofobico en grados menores, entre otros desajustes emocionales más o menos agudos, me dan esos deseos imparables de vomitar.

sábado, 30 de mayo de 2009

El "messenger" abandona a los blogueros cubanos (Generación Y: Un mensajero se va)



Recientemente Microsoft anunció que no continuaría disponible el messenger en Cuba. El impacto sobre los bloqueros cubanos es evidente. Con esta inexplicable decisión de Microsoft se le cierra una puerta más a los blogueros y a la juventud cubana para mantener contacto con el exterior. Les comparto la última entrada de Yoani Sánchez en Generación Y sobre este asunto. Por su importancia lo trataremos próximamente en el Quantum de la Cuneta. Esperamos que como ocurrió con la prohibición a los cubanos para accesar la red desde los hoteles, está última, que ocurre al otro lado del Golfo de México, también sea revertida.

Para una discusión de este asunto vea Generación Y: Un mensajero se va, por Yoani Sánchez.

viernes, 29 de mayo de 2009

Fe de Erratas

Uno se sienta frente a la computadora (es decir, asume su nuevo papel) luego de un largo día, sin scotch, sin cigarro, ni gatos —ya que uno no es, ni por asomo, el viejo Hemingway—, a lo sumo con un cigarrillo de tabaco rubio y una cervecita, y examina los escritos anteriores. Todos hechos con la prisa del bloguero, un fenómeno que recien uno empieza a descubrir.

Llegado ese momento, es posible que uno haya examinado los otros blogs del vecindario, y quizás ya transitó rápidamente por twittter o Facebook; tal vez ya ha examinado las noticias en el New York Times, CNN, o qué remedio, en algún periódico local.

Uno revisa los textos de las entradas anteriores, quizás recordando ese momento cuántico, en el que desde la esquina de una nube, uno no siente el tiempo pasar, sólo percibe el tráfico descontrolado de los pensamientos, de las ideas, y escribe, escribe con fruición.

Ahí están, y un cierto narcisismo le lleva a uno a remirarlos y admirarlos. Hasta que encuentra una "h" que se quedó, un acento mal puesto, un patético uso de la "sc" cuando debía usar sólo la "s"... Uno se dice, coño, que un joven no lo es más si se le pone acento, o se pregunta en qué estaba pensando cuando "escencia" fue escrita como "consciente", y sin consciencia. Uno descubre las palabras que inventa o las que trae de otro idioma, y se siente analfabeto.

Uno descubre todo eso, y gracias a todos los dioses, el internet permite la corrección aún después de haber publicado. Uno descubre la fe de erratas, la hace para sí mismo, y corrige los posts publicados. Uno descubre que ya es adicto a este instrumento tecnológico de los desahogos y las denuncias.

Uno descubre. Descubre además que la vida... Bueno, la vida no es un blog.

martes, 26 de mayo de 2009

La Nominación de Sotomayor al Tribunal Supremo: Los Mensajes del Presidente Obama


La nominación por el Presidente Barack Obama de la Juez Sonia Sotomayor, puertorriqueña nacida en los Estados Unidos, para ocupar una de las sillas del Tribunal Supremo, efectivamente tiene que ser motivo de alegría y algarabía para todos los puertorriqueños, en particular, y los hispanos en general. Las razones para ello son muchas. Los mensajes enviados por el Presidente Obama abundan. Es hora de escuchar.

Debe reconocerse, antes que nada, que los méritos profesionales de Sotomayor no están en dudas. No ha sido nominada simplemente por ser una mujer puertorriqueña. Este hecho contribuye a que esta nominación no sea vista como un mero gesto simbólico, en el mayor foro judicial de la nación, con el objetivo de preservar las simpatías entre sectores fundamentales del electorado. Sin embargo, inevitablemente la nominación de la Juez Sotomayor envía diferentes mensajes.

En primer lugar, el Presidente ha reiterado, esta vez en lo que respecta al poder judicial, un compromiso vital de su campaña: dar voz en Washington a los sectores que ordinariamente no han sido escuchados. En este caso, los sectores de las mujeres y de los hispanos. En Sotomayor se reúnen los méritos de su carrera judicial con su vínculo vivencial a los sectores discriminados y humildes.

En segundo lugar, y estrechamente relacionado con lo anterior, Obama reitera su compromiso con un poder judicial más abierto a la interpretación liberal de la Constitución de los Estados Unidos.

En tercer lugar, y como su propia elección a la Presidencia evidencia, la política de Barack Obama está dirigida a promover el reconocimiento de los méritos y talentos de los individuos capaces de aportar al país, por encima de su color de piel, su género o su origen nacional. Ello es comprobado, además, por los nombramientos de diversas personas de orígen hispano a puestos en su administración.

La nominación de esta juez puertorriqueña al Tribunal Supremo demuestra la creciente aceptación, por la clase política estadounidense, de que el elemento unificador del país se debe definir por el respaldo a los valores y derechos democráticos consignados en la Constitución. Ello, en lugar de criterios basados en el color de la piel o el orígen nacional. A paso lento, pero seguro, se va configurando una nueva visión del ser ciudadano en los Estados Unidos.

En ese proceso las diferencias entre griegos, italianos, negros, judíos, hispanos, y blancos anglosajones protestantes, van pasando a un segundo plano a la hora de seleccionar a las mujeres y hombres que mejor puedan aportar a las instituciones de gobierno. Sin lugar a dudas, se trata esta de una aportación fundamental a la política y a la cultura política no sólo de los propios Estados Unidos, sino del mundo entero, y particularmente de Europa.

Este proceso, que tiene su orígen en las luchas por los derechos civiles de la población negra de los Estados Unidos, y los propios pronunciamientos del gobierno de ese país a favor de los derechos humanos, ha sido fortalecido por los cambios producidos por la tecnología y el Internet en la interacción social en estos tiempos de globalización. Vivimos, efectivamente, tiempos nuevos en los que los paradigmas nacionalistas están, cuando menos, seriamente cuestionados. (Para unos comentarios sobre el impacto de estos cambios en el nacionalismo como cultura política, vea mi columna El Nacionalismo el Día Después de la Crisis Global en este mismo blog.)

Los mensajes de Obama son diversos. Probablemente muchos de ellos escapan a este análisis. De lo que estoy seguro es que cada lector hará sus propia inferencias, particularmente sobre lo que esta nominación representa para Puerto Rico y sus relaciones con los Estados Unidos. Este, sin embargo, es un asunto que podremos ver en un futuro cercano. Por ahora, celebremos la nominación de la Juez Sonia Sotomayor al Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

(Todas las fotos en este artículo fueron tomadas de CNN.com)


Carlos Fajardo desde la nave de "el naufragio de las palabras"




Reseña sobre la última exhibición del artista Carlos Fajardo, en el Naufragio de las Palabras, otro de los lugares a visitar para enterarse sobre la movida artística y cultural en Puerto Rico, y ello desde una óptica distinta...


En esta reseña Carlos Otero Aponte discute la última exhibición de Fajardo en el Museo de Caguas.








lunes, 25 de mayo de 2009

El Nacionalismo el Día Después de la Crisis Global


(Fotografía: El Vocero)
El diario El Vocero publicó en la sección de negocios una interesante columna del economista José J. Villamil sobre lo que puede deparar el futuro a la economía global tras superar la crisis presente. (José J. Villamil, "Después de la Crisis", El Vocero, 25 de mayo de 2009, página 38). En este artículo comparto algunas ideas respecto al efecto del proceso económico descrito por Villamil en el nacionalismo y, de paso, en la cultura política en general. 

Villamil expone la tesis de que, habida cuenta de que la crisis económica ha sido producto, al menos en buena medida, de que el sector financiero creció a una velocidad mayor que la capacidad del estado para regularlo, debe esperarse una tendencia mayor al proteccionismo y a la regulación.

Esa tendencia, que podría manifestarse a un nivel regional o estrictamente nacional, retrotraería la globalización, señala Villamil, a sus niveles previos a los años 90. Cómo se produzca el proceso de proteccionismo, afectará a los países en desarrollo, o atrasados económicamente. Análisis similares al expuesto por Villamil han sido publicados en la revista especializada The Economist, entre otros.

Un análisis simplista de las ideas expresadas por Villamil, podría llevar a algunos a la conclusión de que con ello se detendrá el proceso de globalización en los planos de la cultura en general y de la cultura política en particular. Es decir, el reavivamiento por todas las esquinas de los nacionalismos, aún en sus manifestaciones más tribales, inspirado —y hasta urgido— por las nuevas políticas económicas. No faltará quien vea en ello una reivindicación divina y revolucionaria frente al "gran capital".

Me temo, sin embargo, para desdicha de los nacionalistas tardíos, que los días del estado nacional tradicional, y de la hegemonía del nacionalismo como criterio definidor o vinculante entre los seres humanos, son capítulos de una historia que va llegando a su final.

Digamos, al menos, que está por medio este mecanismo a través del cuál me comunico con una persona en Virginia, el Distrito Federal en Méjico, o en una suburbia de la ciudad de Bayamón en Puerto Rico. El Internet y la informática, ya se ha dicho, cambiaron las reglas de juego de la intercomunicación, vista en su sentido más amplio.

Esos cambios se han visto reflejados (excúsenme, pero no tengo otra alternativa que repetirlo para aquellos de mis amigos que nunca dejarán de leer el periódico en papel y en el toilette), en las formas y maneras del debate intelectual, en la propaganda y movilización política, en el diseño de las campañas electorales, en el montaje de las exhibiciones por los artistas, en las maneras de hacer negocios, y en las de sostener relaciones sexuales también, entre otras muchas actividades humanas.

Aunque uno se amarre al asta de la bandera del imperio o se encadene a un edificio del gobierno para detenerla, la algorítmica dinámica de la red es imparable... Extensa e imparable, mientras va dejando una huella: ese sentido de comunidad mayor, mucho más amplia que mi etnia o mi orígen nacional, en sus usuarios incontables.

Ese sentido de comunidad mayor lleva imbricado un conjunto de fenómenos socio-culturales y políticos. El elemento común o los factores comunes que me identifican con el Otro, poco a poco dejan de ser raza, lugar de nacimiento, color de piel, o idioma heredado de mis ancestros. Ese espacio común es un vecindario de discursos breves, y no tan breves, así como de imágenes, coincidencias —más no identidades— generacionales y culturales, matizados tal vez por referentes históricos comunes que, sin embargo, no están definidos por una experiencia exclusivamente local o, si se quiere, nacional.

Las ideas y posturas de cada cuál se debaten sin que la sangre llegue al río, al menos no a través de los cables submarinos y los satélites que fijan la única distancia entre el joven asiático y el caribeño. Los problemas políticos en los diferentes lugares van adquiriendo, como en el caso del calentamiento global, un cariz de problema común, de fenómeno que nos afecta a todos a pesar de su distancia.

La elección del primer presidente negro en la historia de los Estados Unidos, los berrinches de un dictador asiático o latinoamericano, la mujer apedreada en Pakistán, la tortura a los prisioneros de guerra, no son sólo noticias, sino eventos concretos respecto a los cuáles unos y otros nos conectamos, comentamos, analizamos y hasta nos movilizamos.

En ese contexto, es dificil, sino imposible anticipar el regreso de una cultura recentrada en la nacionalidad como criterio de inclusión, y a su vez de exclusión, del Prójimo. Tal vez se deba a que comenzamos a comprender que los derechos humanos, la democracia, la participación, la igualdad ante la ley, no son meros slogans. Tal vez porque al fin estos valores se entienden como fundamentales para la humanidad y que, así como ocurre con la capa de ozono, cuando se les viola a un sólo individuo, se nos niega a todos.

Además de lo dicho hasta aquí, no debe ser pasado por alto lo que significa para el mundo la elección de un negro, hijo de inmigrante y de una oriunda norteamericana, a la Presidencia de los Estados Unidos. Ese evento plantea una nueva vertiente en la discusión del rol de las nacionalidades en las antiguas metrópolis coloniales, particularmente en Europa.

Es decir, si bien en el campo económico se discute un retorno del proteccionismo, hacia el interior de las sociedades y los estados nacionales, adquiere relevancia el rechazo al odio racial o por origen nacional. La Democracia adquiere nuevos significados y retos que no están definidos a base del sentimiento nacionalista, sino por la aceptación y defensa de principios democráticos esenciales.

Al decir todo esto no dejo de reconocer que los nacionalismos y los tribalismos étnicos aún tienen un peso significativo en los modos de ver la realidad de una gran parte de la humanidad. Sin embargo, hay procesos en el desarrollo humano que se siguen abriendo paso, a pesar de las fuerzas que se oponen a sus avances. La superación del nacionalismo, aún con todo lo que falta, es uno de ellos.

sábado, 23 de mayo de 2009

Fischler sin palabras (publicado en el Box Score): Un comentario

Box Score: Fischler no defiende las batatas ni a la cultura

Esta es la última entrada del Box Score, ese irreverente cibernético... Como suele suceder, cuando el Box Score habla..., no es que yo obedezca, sino que me tienta a agarrar uno de sus tópicos, con ese sensación de urgencia en las muñecas y en el espíritu, y romper a escribir.

Por ahora, no puedo tirarme al charco porque ando con prisa. No sé si el agite viene de la cita casi directa del ex-agente de la CIA, metido a estratega colonialista. Sin embargo, por su importancia para que nuestros vecinos sepan cómo se mueven de verdad las fuerzas de la cultura nacional boricua, me parece vital divulgar los fogonazos del Box Score, y particularmente este último.

Tal vez porque de esta manera se puede entender mejor a Puerto Rico allá afuera; tal vez porque al desvestir los mitos, se descubre la necesidad de nuevos caminos y paradigmas. Tal vez porque como Yoani desde Cuba, el Box Score narra elementos vitales de la realidad
boricua que nadie quiere ver, esté uno de acuerdo o no con todo lo que allí se publica o con sus enfoques. Después de todo, el estar de acuerdo o no, es irrelevante.

Pero la tentación me abruma: permítanme observar, aunque no diga nada más por el momento, que la situación del arte y las instituciones culturales en Puerto Rico, es para mi la llamada
punta del iceberg (el clisé es inevitable en este caso), el reflejo amargo de la disfuncionalidad colonial y el provecho que de ello obtiene la indiscreta oligarquía isleña.

Pero todos estos asuntos, así como mis suspicacias con el ex-agente, el rol de los blogs de marras, y otros desahogos necesarios, los dejo para más tarde, tal vez este fin de semana.



viernes, 22 de mayo de 2009

En proceso la próxima edición del Box Score... a pesar de Saturno

(Fotografía: Adrian van Leen)


Por ahí viene el Box Score... Quedan invitados. Ya he comentado (y si no, lo digo ahora) que se trata de un lugar en el vecindario en el que se analiza y confronta la actividad cultural y artística en Puerto Rico, a golpes de lengua calva. Es como un hermano mayor del Jones District en Facebook. La edición en curso del Box Score me motiva a comentar lo siguiente...

El Arte en Puerto Rico, y sobre todo los Artistas, viven momentos tensos: les están planteados retos y tareas que no pueden seguir siendo pospuestos, así como la necesidad de una reflexión ética, y la de superar viejas fórmulas de acción que ya dieron lo que podían dar.

Alguien me ha comentado, con mucha razón, que "la culpa no es de los artistas", dada las limitadas opciones para ellos, para el arte y (añado yo) para su desarrollo amplio en la Isla. Estoy totalmente de acuerdo. Soy consciente de que tienen ante sí un reto difícil, una tarea compleja en las manos. Quiero apostar a ellos. A ellos y a las nuevas formas de ver, de actuar, de crear, de vencer a Saturno antes de que les devore.

sábado, 16 de mayo de 2009

Conexiones y Criaturas

(photo © Michael Jastremski for openphoto.net CC:Attribution-ShareAlike)

Comentario a El Próximo Frankestein (Publicado por Yoani Sánchez en Generación Y)

Por esta noche sólo otro saludo afectuoso desde Puerto Rico a la juventud cubana, con la esperanza de que muy pronto (”más temprano que tarde” decía una canción de Pablo) se produzca no sólo esa amplia y abundante conexión cibernética con el resto del vecindario, sino la apertura total que nos permita, cara a cara y re-unidos, respirar ese aire fresco de las reivindicaciones esenciales de nuestros pueblos… Sin criaturas extrañas de la tecnología, ni "ancladas" en la prehistoria.

jueves, 14 de mayo de 2009

Enfoques y Desenfoques en el Issue de la Escuela de Artes Plásticas

(photo © Li Sun for openphoto.net CC:Attribution-NonCommercial)

La discusión seria sobre el presupuesto gubernamental propuesto por el Gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, y los recortes a los fondos destinados a las instituciones culturales, debería partir del reconocimiento de una realidad evidente: la Isla está en Bancarrota. Por ello me preocupan la orientación que ha tomado el esfuerzo, y las premisas que han sido adoptadas, por algunas personas en la discusión de este asunto en el caso de la Escuela de Artes Plásticas, que es el que más me interesa.

Habida cuenta de la ya citada Bancarrota boricua, el esfuerzo no debería dirigirse a que no se produzcan recortes presupuestarios a determinada institución. Es decir, no se trata de si deben producirse recortes presupuestarios, ya que evidentemente éstos son inevitables, sino de la magnitud de los mismos y los criterios a utilizarse respecto a cada institución. En ese sentido, el asunto a dilucidar ante la legislatura de Puerta de Tierra, y ante el poder ejecutivo, es el de las prioridades.

Sin embargo, el cuestionamiento serio de los criterios utilizados al formular el presupuesto, requiere documentación, análisis y diseño, y luego, proponer, divulgar y defender. No se trata de una mera reacción vociferante.

Los arquitectos saben de lo que hablo. No es una tarea divertida. Todo lo contrario, es más bien aburrida, tediosa. No se trata de una tarea sexy, como de hecho si lucen serlo los protagonismos ante una concurrencia de estudiantes, las marchas de protestas, o la presentación de un bello performance. Pero la tarea sugerida es, al fin y al cabo, necesaria. Me parece que la defensa de la única institución de enseñanza de Artes Plásticas en la Isla bien merece tal sacrificio.

En el ánimo de aportar en esa dirección, alguien ha planteado que deberían examinarse las asignaciones a museos y fundaciones históricas cuya aportación a la formación de artistas y aún a la actividad cultural, es cuestionable, sino limitada. Podría revisarse cuánto de lo asignado a esas instituciones es necesario para sostener programas específicos que si contribuyen al desarrollo cultural, cuánto de lo asignado excede lo necesario para tales objetivos, y cuánto de eso podría destinarse específicamente a la Escuela de Artes Plásticas.

La propia Escuela podría pedir la colaboración de diversas personas que están o han estado vinculadas de una manera seria a la actividad artística en la Isla y diseñar juntos un plan de acción dirigido a una serie de reuniones directas con los legisladores de ambos partidos, con la Oficina de Presupuesto y Gerencia, y con La Fortaleza. De nuevo, reconozco que no es una labor sexy, pero necesaria.

Por otro lado, el sector artístico y cultural no puede evadir más la tarea de pensar y articular nuevos mecanismos de financiamiento que les permitan no depender de la asistencia del Estado. Otra tarea que no es sexy, pero necesaria.

Hacer del arte y sus instituciones un dependiente más del Estado no es, en el fondo, una estrategia sabia. Me parece que las razones son evidentes. Como toda enfermedad adictiva, la del dependus tremens propicia el chantaje y la pérdida de criterio. Peor aún, si el agente adictivo es el presupuesto del gobierno. Y todavía peor, si ese gobierno es colonial. El desenfoque es irremediable.

Last but not less important resulta el desenfoque que emana de lo que se ha dado por llamar por algunas personas, y que he visto consignado en la prensa de hoy para defender el presupuesto de la Universidad, como la “ocupación cultural” por el gobierno de Luis Fortuño. Se trata, con todo respeto, de un refrito, en aceite rancio, de aquellas campañas de fines de los setenta basadas en el lema del “gobierno araña”, frente al gobierno de Carlos Romero Barceló. Pero cada cosa tiene su momento histórico y una realidad a la que responder. Los artistas, por su parte, saben muy bien a qué me refiero, y más aún, conocen cuán nefastas son las malas imitaciones.

“Tras” la idea de la “ocupación”, no hay sino un intento, y éste de manera circular, de sostener que no hay tal crisis fiscal en el país, sino un intento del gobierno de Fortuño (quien sabe si en conspiración con la CIA, Bush, Obama, el FBI, etcétera, etecétera, etcétera) de destruir nuestra cultura y a nuestra clase artística. (Se trata aquí, otra vez, de una de esas instancias en las que uno desea conocer el contenido que se le otorga a la palabra "nuestro", y de paso, quienes son los demás, "el Otro", el ente o la entidad excluída en el uso del término.)

Una posición similar han adoptado otros sectores del país. Sin embargo, la negación de una realidad, no la hace desaparecer. Ni siquiera Focault llegó a esos extremos. “Lo que hay detrás” de la denuncia de la llamada “ocupación”, no seamos ingenuos, es el intento de convertir el problema de los recortes presupuestarios en un “eslabón” de la lucha contra lo que se entiende es la “anexión inminente” de la Isla y las terribles consecuencias de ello para nuestra cultura.

Para ser menos ingenuos aún, debemos reconocer que para algunos sectores del estadolibrismo se trata de un golden opportunity para “darle un cantazo” a Fortuño en un tema sensitivo: la cultura boricua. Plagados de viejos clisés y lugares visitados, estas premisas y planteamientos producen un desenfoque garrafal a costa de la Escuela de Artes Plásticas, sus estudiantes y sus profesores.

Y digo a costa, no porque piense que los amigos que andan por esos lares deseen hacer mal a la Escuela, sino que con sus acciones pierden la mira, pasan por alto cuál debe ser el objetivo. Sacrifican el interés general en aras de un “interés partidista” (la frase es de un viejo filósofo alemán), lo que al final deja de contribuir al bienestar de la institución que se dice defender.

Reconocer la crisis de las finanzas de la colonia, y la necesidad de auscultar y presentar alternativas concretas y factibles para defender la Escuela de Artes Plásticas, es un reto que trasciende ideologías. Ampliar las fuentes de financiamiento de la actividad cultural y artística, más aún. Evadir estos retos desde las viejas trincheras en nada ayuda a proteger, mejorar y ampliar la enseñanza de las Artes Plásticas en este barrio que llamamos Puerto Rico.

miércoles, 13 de mayo de 2009

Un poco de aire luego del confronte crítico: Playing For Change - Stand By Me



... y luego de ese confronte crítico del blog de ayer sobre el short filme de Dimadura, recordar un poco de esperanza... ese stand together...

martes, 12 de mayo de 2009

Comentarios al cortometraje "Chicken a la Carte" de Ferdinand Dimadura

YouTube - Chicken a la Carte - A short film about the hunger and poverty brought about by Globalization

Recorre el barrio una conexión a este cortometraje de Ferdinand Dimadura, el cuál incluyo aquí. El filme, que ha resultado ser el más visto en el festival de cine en línea Green Unplugged, es cuando menos, un recordatorio necesario. Se indica en su "sinopsis" que 10 mil personas mueren de hambre todos los días como producto de la globalización. Es una cantidad inmensa y angustiosa.

El cortometraje muestra como, en una sociedad de celulares y junk food, un empleado de Mc Donald's selecciona las "mejores" sobras para su familia. La escena es terrible. Desafortunadamente, el simplismo de su sinopsis milita contra la calidad del filme.

Dimadura nada nos dice del pasado de la sociedad que recrea, aunque podemos suponer que se trata de una sociedad oriental. Otras sociedades —como en la India, digamos— confrontan problemas similares. Terribles también. Algunos, más graves aún. (Pienso en Darfur, por ejemplo.)

Precisamente por lo anterior, la conclusión que se expone en la sinopsis, no deja de ser, cuando menos, abrupta. La tesis de Dimadura, al menos según lo sugiere la sinopsis de su cortometraje, parece ser que la globalización, que ha traído los restaurantes de comida rápida y los aparatos celulares, es la culpable del hambre y la miseria, y de paso de los 10 mil seres humanos que mueren de hambre, según se nos advierte, diariamente.

La pregunta necesaria es si ello es producto de la globalización, o del retraso histórico de esas mismas sociedades, producto de sus peculiares condiciones económicas, sus anteriores modos de producción (si, dije modos de producción) semifeudales, y de sus profundas complejidades políticas y culturales.

La pregunta debería ser cómo está organizada esa sociedad y de qué manera se puede mejorar la situación de familias, como las que nos presenta Dimadura. ¿Acaso es con la vuelta al pasado, a las relaciones de producción feudales y a la cultura del medioevo? ¿No padece la tesis del cineasta del mismo viejo vicio de la pequeña burgesía: el de pensar que todo tiempo pasado fue mejor? ¿No se trata esa de la posición reaccionaria por excelencia?

No hay dudas, al menos yo no las tengo, de que la lucha contra el hambre y la miseria es una de las muchímas tareas planteadas en este nuevo siglo, y en este nuevo planeta, a todo aquél con un poco de sangre en las venas. No hay dudas de que un sólo ser humano que muera de hambre es causa suficiente para nuestra indignación, y sobre todo, para la "lucha y la acción".

Sin embargo, recalentar el pasado, y las viejas tesis maniqueas, no contribuye mucho en esa dirección. Por lo visto, para algunos, particularmente aquellos que perdieron sus agendas y discursos después del Muro de Berlín, es más fácil —y hasta conveniente— responsabilizar de los problemas de nuestras sociedades a algún factor externo: la llamada globalización, el capitalismo, el americano.

Muy poco se intenta, por no decir nada, de considerar los problemas en su origen objetivo y sus causas concurrentes. No sé, pero me parece que un poco de rigor y amplitud de visión no vendría mal, si de luchar por el bienestar común se trata. Por momentos uno extraña "The Last Emperor", el rigor histórico de Bernardo Bertolucci, aún con los significativos espacios en blanco de ese filme...

lunes, 11 de mayo de 2009

sin EVAsión: Pandemia para dictaduras (Publicado por Miriam Celaya)

sin EVAsión: Pandemia para dictaduras

Miriam Celaya publica el Blog sin EVAsión desde Cuba. En su artículo más reciente analiza las prohibiciones de acceso al Internet.

domingo, 10 de mayo de 2009

Prohibido el acceso a internet para los cubanos

Les facilito la conexión directa en You Tube al vídeo de Generación Y sobre las restricciones de uso del internet a los cubanos.

Generación Y En el Melia Cohiba…

Generación Y En el Melia Cohiba…

Para quienes tenían dudas incluyo una conexión al último post de Generación Y. Como verán, continuan las restricciones del Gobierno de Cuba para el uso de internet en hoteles. La medida o resolución requiere que quien vaya a hacer uso de esos servicios se identifique como extranjero. El vídeo habla por sí mismo.

sábado, 9 de mayo de 2009

Cerberus... ese perro guardián

El Jones Distric circula a ráfagas sus comentarios en Facebook sobre el arte y la crítica, particularmente en Puerto Rico. Se trata de un corolario cibernético del Box Score, un blog dedicado a estos temas, de impacto entre los artistas en la Isla. Una de las últimos entradas del Jones lanza lo siguiente:

"ex preso politico radical nacionalista como portavoz de la marcha para salvar la EAP...wow, ahora si que Fortuño va a bregar...LOL...que cara tiene que ver la lucha nacionalista con el arte? back to the 50's...pa tras como el cangrejo."

El contexto son las protestas de los integrantes de la Escuela de Artes Plásticas ante los recortes de presupuesto propuestos por el gobernador de Puerto Rico y que son objeto de discusión en la legislatura local. Jones, al igual que otras personas vinculadas al quehacer cultural, han sugerido la presentación de alternativas concretas por parte de las instituciones culturales afectadas por las reducciones propuestas, y la búsqueda de nuevas fuentes de financiamiento que superen la dependencia del estado.

Después de todo, las reducciones afectan, no sólamente a las instituciones vinculadas al arte, sino a diversas instituciones y actividades en el país cuyo sostenimiento se ha nutrido del asistencialismo del estado a través de los años.

He comentado en Facebook que se trata de un comentario valiente. Así lo creo porque no es tarea fácil en Puerto Rico sostener, sin resultar malherido en el intento, una visión que disienta del discurso nacionalista. En ese discurso se sostiene un paradójico consenso ideológico que es, a su vez, una de las principales causas del inmovilismo político e intelectual que condena a la Isla.

Se trata, ya lo ha dicho el Profesor Carlos Pabón, de un nacionalismo liviano o light. De ahí parte la idea de que el modelo colonial es la última línea de resistencia de la puertorriqueñidad frente al yanqui. Desde luego, el fenómeno tiene complejidades que no pretendo discutir en este post.

Eso sí, hay que decir que ha tomado vuelo en Puerto Rico una censura de tres cabezas contra todo aquél que cuestione las concepciones vigentes, así como a las instituciones y sus prácticas administrativas.

Por un lado, cierta oficialidad enarbola una ciega defensa de la identidad puertorriqueña (coquíes, flamboyanes, jibaritos, folcloristas, etcétera), particularmente en el ámbito intelectual y cultural. La otra cabeza de este Cerberus es producto de la insularidad, la dependencia y la herencia del patronazgo político. El apellido que se posea, y el partido político al que se pertenezca, son vehículos para abrir puertas, y ejercer puestos, indistintamente de facultades y talentos. Por su parte, el izquierdismo impone el rechazo ideológico y furibundo a todo aquello, y a todo aquél, que no sea anti-americano.

Hay vocación autoritaria en esta dinámica boricua. La imposición del ostracismo y el silencio puede venir de cualquiera de estas cabezas. Su denominador común es la ausencia de tolerancia, de respeto a la diversidad y a la divergencia ideológica.

En todo esto hay un elemento de charada que conmueve. Es el de la retórica y los gestos de izquierda, con pretensiones de protagonismo o de preservación de una cuestionable pertinencia en la discusión pública. Por ello, resulta patética esa vuelta al pasado de las señoras que recrearon recientemente los gestos de un militantismo de izquierdas, ya venido a menos, lanzándose contra la Guardia de Palacio, quise decir, contra los empleados de seguridad del Capitolio. Por supuesto, cada cuál tiene derecho a escoger como expiar sus pecados burgueses.

En ese contexto tragicómico se producen las ráfagas del Jones District. Es por esta, y otras buenas razones, así como por otras tantas aspiraciones democráticas, que las he llamado valientes.

Como ya comenté en Jones District, está planteado el reto de trascender los nativismos, la visión estrecha de los viejos nacionalismos, no sólo en la técnica y en la forma, sino en la visión general sobre el arte, sobre el rol de los artistas y la intelectualidad en general, sobre la realidad de esto que llamamos Puerto Rico, y sobre lo que ocurre en ese vecindario allá fuera que trasciende las 100 x 35 millas cuadradas. Aunque Cerberus esté de guardia...

YouTube - Playing For Change: Song Around the World "Stand By Me"

YouTube - Playing For Change: Song Around the World "Stand By Me"

Más allá de las tribus...

jueves, 7 de mayo de 2009

Disfráz de Cangrejo

(Comentario a entrada publicada en Generación Y por Yoani Sánchez:"Pasos de cangrejo: uno adelante, dos atrás")

Acepto que he leído con incredulidad esta nota. De hecho, acabo de enviar una nota a Yoani por otro medio, que quizá raya en una incredulidad de idiota. Lo cierto es que el pretender controlar el acceso a las computadoras en lugares públicos constituye una admisión tácita de que el medio electrónico les preocupa; de que se reconoce que la voz de la juventud cibernética cubana está llegando a muchos más lugares que lo que aparenta o lo que ellos estén dispuestos a reconocer.

Me parece que ello es evidente, incluso, para los propios señores de la burocracia del estado y del Partido. A estas alturas de las cosas y de las experiencias, no veo qué excusas pueda ofrecer la oficialidad sin rayar en el cinismo manifiesto, sin partir de uno de esos insultos al intelecto.

Finalmente, espero que esta medida no logre su objetivo. Después de todo, no debería ser ya necesario en esta época y en nuestras sociedades, tener que hacer uso de disfraces para poder hablar, circular, manifestarse. Pero, tal vez, incido como buen idiota, en la utopía, esa ilusa de siempre.

La tontería asesina

"El nacionalismo es siempre una tontería, y el nacionalismo étnico, una tontería asesina." Bernard Henry Levi (Publicado en la página de Izquierda Liberal)

"Never Again": The Permanent Anti-Genocide Movement

"Never Again": The Permanent Anti-Genocide Movement

Pruebas necesarias

Me refiero a las verdaderas pruebas necesarias. Esos retos imprescindibles e imposibles de los ajustes del template del blog. Espero pronta ayuda de mis asesores técnicos.

En los '70 el problema se limitaba a tener la tinta para el mimeografo y que el estarcido no se pillara en la maquinilla. Desde luego, la mañana siguiente, y si te podías levantar, te encargabas de distribuir —personalmente— la hoja —le llamábamos boletín— con la cual destruíamos al imperialismo y sus secuaces.

Pero cierto. Teníamos unos dieciseis o diecisete años. Los camaradas universitarios estarían en los veintitantos.

lunes, 4 de mayo de 2009

Irán ejecuta a una joven pintora ELPAIS.com

Irán ejecuta a una joven pintora ELPAIS.com

El alma de América Latina ELPAIS.com

El alma de América Latina ELPAIS.com

Ensayo de Jorge Volpi sobre Obama y Las Venas Abiertas de América Latina. Volpi sugiere además la lectura de Michael Reid, Forgotten Continent. The Battle for Latin America's Soul (2007).

sábado, 2 de mayo de 2009

viernes, 1 de mayo de 2009

A esta hora en La Habana

(Comentario publicado en Generación Y)

A esta hora deben haberse realizado o deben estar finalizando las “festejos”… Se, por otra parte, que a las 20:30 se lograrán los objetivos de un festejo muy distinto. Acá, en Puerto Rico, haremos lo propio aquellos que creemos en que no se trata de perpetuar líderes, regímenes, ideologías, o viejas narraciones para “enaltecer a las masas”. El discurso es simple a esta hora de la tarde y a esta hora del proceso: Democracia y Libertad. Reciban un fuerte abrazo solidario.