viernes, 5 de junio de 2009

El bloqueo de Messenger, un ajuste de miras

(Ilustración tomada del blog Sin EVAsión)


La decisión de Microsoft de bloquear en Cuba el uso del sistema Messenger, un mecanismo para conversaciones instantáneas en línea entre los internautas, contribuye a aislar a los blogueros cubanos, y principalmente a la juventud, que al decir de Pablo Milanés, constituye una "nueva generación que viene implantando un nuevo socialismo, una nueva revolución que hay que hacer en Cuba".


Gracias a Claudio Ava, quien publica desde la Argentina el excelente blog Vagabundeo Resplandeciente y a un artículo de Yoani Sánchez, "Un Mensajero Se Va", publicado en Generación Y, pude enterarme y comprender la importancia del asunto que discuto en este blog, particularmente para la lucha por los principios democráticos en Cuba.

Microsoft ha indicado que la medida pretende cumplir con las restricciones de comercio dirigidas a paises como Cuba, Corea del Norte y Sudán, impuestas por el gobierno de Estados Unidos. Ello, a pesar de las medidas de la administración del Presidente Barack Obama para levantar las restricciones en las telecomunicaciones con el propósito de romper el aislamiento de los ciudadanos de la Isla. Es de observar que el gobierno cubano utiliza el sistema Windows en sus redes, aunque está en proceso de adoptar otros sistemas.

Si de restricciones se trata, el propio gobierno de Cuba utiliza mecanismos tecnológicos para bloquear la entrada de toda información proveniente de la disidencia. En ese contexto se produjeron, además, las recientes restricciones de acceso al Internet en hoteles dirigidas a los ciudadanos cubanos. Las restricciones fueron derogadas tras el movimiento de oposición desarrollado en la comunidad cibernética, el cuál alcanzó tanto el interior como el exterior de Cuba. (Vea la interesante columna de Myriam Celaya, sobre este mismo asunto, titulada "Imaginación", publicado en su blog Sin EVAsión.)

Lo cierto es que en el medio del cuadrilátero tecno-político han quedado atrapados los sectores de oposición, particularmente los jóvenes blogueros, a quienes la oficialidad identifica despectivamente como los ciberdisidentes. Es de suponer que el régimen reconoce el impacto potencial del trabajo de estos duendes cibernéticos. Se trata de un impacto que puede ser mayor, incluso, al que tuvo Radio Rebelde desde la Sierra hace 50 años, algo que quedó evidenciado por la jornada de oposición a la prohibición de acceso al Internet desde los hoteles.

No podemos menos que mirar con sospecha los llantos de cocodrilo, en torno a la medida de Microsoft, vertidos en los medios de prensa por representantes de Juventud Rebelde, el órgano oficial de la Unión de Jóvenes Comunistas. Raya en hipocresía, al menos, exigir el acceso a los medios cibernéticos que le es negado a los ciudadanos cubanos por el propio Estado, del que forma parte la UJC.

No obstante todo lo anterior, el hecho es que Microsoft ha actuado poco tiempo después de la derogación de la prohibición de acceso desde los hoteles. De la misma manera que ocurre con el bloqueo en general, la acción de Microsoft, particularmente en la coyuntura presente, perjudica más al pueblo y sus sectores disidentes que al propio régimen. El bloqueo del Messenger contribuye, aún sin que tal fuera el propósito, al bloqueo interno por el gobierno de Cuba del libre flujo de información, así como del derecho a la libertad de expresión.

Lo peor de todo es que no sería extraño que la acción de Microsoft fuera producto, al menos en parte, de exigencias del gobierno de Cuba. Máxime cuando, como indica El Espectador en su historia, “MSN Messenger lleva activo desde 1999 y el embargo estadounidense a países como Cuba se remonta a la década de los 60."

Es cuando menos motivo de curiosidad que, transcurrido todo ese tiempo, y particularmente tras los cambios que promueve la administración Obama, no haya sido sino hasta fines de mayo de 2009 que Microsoft decide tomar esta decisión.

Tal vez lo dicho por Pablo Milanés a Público, un periódico publicado en España, en una entrevista del 29 de diciembre de 2008, permita comprender mejor el impacto de esta medida del coloso tecnológico:

“Pero hay que tener valor, en primer lugar, y hay que tener dignidad y entereza para poder afrontar la situación que atraviesa Cuba ahora. Mucha gente tiene miedo a hablar porque hay un sistema detrás de censura, de represión callada y oculta que no te permite hablar libremente y que hay que echar abajo ya, cuestionarlo de un modo radical.”

(Vea, además, el artículo de Yoani Sánchez sobre esta entrevista, publicado en Generación Y. Foto de Pablo Milanés por Israel L. Murillo.)

La represión del Estado cubano a los mensajeros underground de los valores democráticos, no debe ser respaldada por nadie que de una manera u otra crea en las libertades individuales. Justificaciones aparte, el bloqueo del Messenger por Microsoft se convierte, de rebote, si se quiere, en otro instrumento disponible al régimen para negar los derechos democráticos a los cubanos, y de paso, a todos nosotros, ciudadanos virtuales en la red.

2 comentarios :

1 dijo...

Então gente, tô aqui pra falar da banda CINE, conhecem?
Tem 2 anos e meio de estrada, e com todo esforço agora está concorrendo como banda revelação no PMMB (Prêmio Multishow de Musica Brasileira). Então tô aqui pra pedir a ajuda de vocês, pra fazer da banda CINE a vencedora da categoria, galerinha radical: http://multishow.globo.com/Premio-Multishow/Vote-no-Premio/. Se ainda não conheçe o som da banda, vale a pena conferir: www.myspace.com/bandacine. E aqui tá a comunidade Oficial da banda, que a cada dia ganha mais membros Cinéticos: http://www.orkut.com.br/Main#Community.aspx?cmm=2817059

Galerinha radical, vamos agitar essa promoção!

Obrigada desde já *-*

vagabundeoresplandeciente dijo...

Antes que nada, muy generoso de tu parte tanto la referencia como el elogio a mi blog.

Por lo demás, siempre es un verdadero placer leer columnas de opinión tan llenas de sensatez y sentido común como la que has escrito sobre este espinoso tema del bloqueo de Microsoft, al menos en lo que a Cuba respecta.

En ese marco, me quedo con éste lúcido fragmento: "De la misma manera que ocurre con el bloqueo en general, la acción de Microsoft, particularmente en la coyuntura presente, perjudica más al pueblo y sus sectores disidentes que al propio régimen. El bloqueo del Messenger contribuye, aún sin que tal fuera el propósito, al bloqueo interno por el gobierno de Cuba del libre flujo de información, así como del derecho a la libertad de expresión".

Aplausos y saludos argentinos.